Tú eres la persona más importante de tú vida

Es necesario amarnos, respetarnos, defendernos, darnos nuestro lugar. Somos seres libres, únicos, debemos ser auténticos, debemos darnos la oportunidad de ser quienes realmente somos.



Nunca escuchar a nadie que nos diga lo que deberíamos hacer, escuchar nuestra voz interior.

Nadie, más que nosotros debe tener la potestad de decir y decidir lo que debemos ser y hacer, es necesario escucharnos a nosotros mismos para tomar las diversas decisiones, ya venimos con una dura programación a lo largo de nuestra vida como para seguir permitiendo que de una u otra forma, otras personas escriban nuestro libro de vida.

Es esencial descubrir y hacer lo que nos gusta, lo que nos apasiona, allí encontraremos el llamado éxito, que no necesariamente tiene que ver con el dinero. Vinimos a vivir nuestra vida, no la vida de nadie más, tampoco vinimos a llenar espacios, ni a complementar a nadie… Todos venimos en la misma situación, nuestras necesidades solo proliferan en nuestra mente. No necesitamos complacer a nadie para ser queridos, valorados y mucho menos respetados, ya nuestra simple condición de SER nos hace merecedores de eso y nos da derecho a decidir nuestra vida.

Nunca ponerse una máscara

Sé fiel a tus sentimientos, sé fiel a tu estado anímico, no acostumbres a tu mente a actuar, a generar las respuestas que los demás desean ver, no trates de engañar al resto y mucho menos a ti mismo. Si estás triste y quieres llorar, hazlo, nada te obliga a colgarte una sonrisa con la excusa de que si sonríes aún cuando no quieras, el mundo te sonreirá.

Hay momentos en que nuestros corazón y nuestra mente distan mucho de querer generar una sonrisa, respetarlos es lo más noble. Las situaciones probablemente cambien y probablemente luego de un rato sin forzarlo, veremos un motivo que nos hará sonreír espontáneamente. Pero no te pongas máscaras, no hagas el esfuerzo de aparentar algo que no eres o algo que no sientes. Si ya no amas, ármate de valor para reconocerlo, no trates de protegerte o proteger a los demás a través de máscaras, ellas solo son los que otros quieren ver y roban lo real, honesto y auténtico.

Permanecer en el presente

Solo cuando partimos del presente dejamos de ser auténticos y fieles a nosotros mismos, esto solamente ocurre cuando las pretensiones vienen del pasado o el futuro… vienen a sabotearnos el presente, a robarnos nuestra vida, la única que tenemos, la que transcurre en este mismo y exacto momento. Seamos fieles a nuestro presente.

Formas de atentar en nuestra contra:

No amarnos: Cualquier forma de desamor en nuestra contra es considerada un atentado, quizás esta resume todo lo importante, desde no aceptar nuestro cuerpo, criticar nuestros planes, sentirnos incapaces son síntomas de que no nos estamos amando.

No respetarnos: Estar rodeados de personas que resultan hirientes, que nos restan y nos perjudican, mantenernos alejados de las cosas que nos hace felices, son muestras de falta de respeto hacia nuestro ser.

Colocar como prioridad a otra persona: Que nuestro centro no esté en nosotros, que nuestro mundo gire alrededor de otra persona, aún siendo estos padres, hijos, parejas, etc, es una forma de atentar en contra de nuestra esencia y naturaleza, no es egoísmo, es entender el hecho de que si no estamos bien con nosotros, que nuestro ser no está bien cuidado y protegido no hay nada que podamos ofrecer a otra persona de manera saludable.

El amor no proviene de una pareja, de una relación, no es algo que debamos buscar afuera, el amor está en nuestro interior y solo debemos verlo. Amarnos trae consigue respeto, compasión, reconocimiento. Cuando realmente ese canal de amor está libre de perturbaciones, de interferencias, podemos vernos tal y como somos y aceptarnos, sin esperar nadad de nadie, sin buscar aprobaciones, sin permitir que nos dañen, dándonos el lugar más importante de nuestras vidas. Amarnos requiere de autoconocimiento, de respeto, de aceptación y de compromiso.

Una vez conscientes de ese amor, es más sencillo establecer relaciones sanas, no podemos dar lo que no tenemos dentro.
Mientras estemos más en sintonía con nosotros mismos, manifestaremos grandes beneficios, rodeándonos de gente que nos ama y nos respeta, orientándonos a lo que nos hace feliz, gozando una vida más saludable, sintiéndonos mejor con nosotros mismos, con nuestro cuerpo, con nuestros logros, con nuestro crecimiento. Dándonos el valor que nos merecemos. Nuestro mayor compromiso es el que asumimos con nosotros mismos.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla