24 consejos para proteger a tus hijos de las redes sociales



El uso de estas tecnologías presenta riesgos para tus hijos, para evitarlos la Academia Estadounidense de Pediatría (APA por sus siglas en inglés) nos comparte estos valiosos consejos para monitorear el uso que nuestros hijos hacen de estos medios:

Aprende acerca de estas tecnologías de primera mano. No hay mejor manera de conocerlas que crear un perfil para ti. También te dará la oportunidad de ser amigo de tus hijos en Internet y así poder monitorearles.

Hazles saber que su uso de estas tecnologías es algo de lo que tú quieres y debes saber.
Para niños de todas las edades, pregúntales de forma diaria: ¿has usado la computadora hoy? ¿has usado el Internet?

El uso de la tecnología varía dependiendo de la edad de los niños. Los pre-adolescentes (comúnmente llamados teens en Estados Unidos) usan más los mensajes de texto directos mientras que a los adolescentes les gustan más los sitios sociales como Facebook. Involúcrate con tus hijos a diario preguntándoles: “¿has hecho algún chat hoy? ¿has recibido algún mensaje de texto? ¿Qué has escrito hoy en Facebook?

Comparte también con tus hijos un poquito acerca de lo que has hecho tú en los sitios sociales para establecer hábitos de conversación con tus hijos.

Mantén la computadora en un lugar público de la casa, como en la cocina o la sala familiar para que puedas ver qué hacen tus hijos cuando están conectados y cuánto tiempo pasan usando la computadora.

Habla con otros padres acerca de qué sitios sociales usan sus hijos de edad similar. Pregúntale a tus hijos acerca de estas tecnologías como un punto de entrada para entablar una conversación. Si están en el mismo grupo de amigos, la probabilidad es alta que usen las mismas plataformas sociales.

Para todas las edades, enfatiza que todo lo que mandas por Internet o por teléfono celular puede compartirse con el mundo entero, así que es importante que usen su buen juicio cuando mandan mensajes y fotos, y que siempre tengan los formatos de privacidad establecidos en sus sitios sociales.

Habla con niños de diferentes edades acerca de qué significa buen juicio y las consecuencias de no usar buen juicio, desde las menores como un castigo hasta las mayores que pueden ser acciones legales como consecuencia de mandar mensajes con contenido sexual inapropiado y amenazar a otros en sitios sociales.

Recuerda que es importante desanimar a tus hijos de usar mensajes o sitios sociales para chismear, crear rumores falsos, amenazar o dañar la reputación de alguien.

Para mantener a tus hijos seguros, pídeles que te enseñen los formatos de privacidad de todos los sitios sociales que usan.
Cuanto más privado sea, menos probabilidad de que reciban mensajes o material inapropiado o que le manden a su círculo de amistades.

Ten conciencia del límite de edad de los sitios sociales que quieren usar tus pre-adolescentes y niños en edad escolar, incluyendo sitios de juego como el Club Penguin y Webkins. Muchos sitios son para niños de 13 años en adelante y los sitios para niños más chiquitos requieren el consentimiento de sus padres.

Asegúrate de estar donde están tus hijos conectados: Twitter, Facebook, Instagram, etc. Ten la regla que tú y tus hijos tienen que entablar una amistad en estos sitios. Es una manera de enseñarle que tú también estás ahí y mantendrás un sistema de control al tener un adulto cerca de su perfil. Esto es importante para niños de todas las edades, incluyendo los adolescentes.

Enséñales que sabes usar lo que ellos usan y que estás dispuesta a aprender a usar lo que no sabes hacer funcionar.
Crea una estrategia para monitorear lo que hacen tus hijos cuando están conectados. Algunas familias decidirán comprobar una vez a la semana, otras de forma más esporádica. Puedes decirles, “hoy voy a chequear tu computadora y teléfono celular”. Cuánto más mayores sean tus hijos, más habrás de monitorear.

Considera algún sistema formal de monitorear el correo electrónico, chat, e imágenes de tu hijo/a. Los controles parentales en tu computadora o que te ofrecen tus servidores de correo electrónico son una forma de hacerlo así como otros programas comerciales.

Pon límites al uso del Internet y los teléfonos celulares. Aprende los síntomas de alerta de que hay algún problema: saltarse actividades, comidas o tareas por sitios sociales; aumento o pérdida de peso; bajar de grados o notas. Si estos problemas ocurren debido a que tu hijo/a está en línea mientras debería estar comiendo, durmiendo, participando en la escuela o en actividades sociales, tu hijo/a puede tener un problema de adicción al Internet o sitios sociales. Habla con tu pediatra para buscar ayuda si ocurre alguno de estos síntomas.

Chequea los chats, emails, documentos y perfiles sociales para identificar contenido, amigos, mensajes o imágenes inapropiados. Sé transparente y déjale saber a tus hijos lo que haces.

El nuevo problema de Sexting

Sexting se refiere a mandar mensajes de texto con fotos de niños o adolescentes que son inapropiadas, donde aparecen desnudos o participando en actos sexuales. De acuerdo a una reciente encuesta, aproximadamente el 20% de adolescentes han mandado mensajes de esta índole. El dolor emocional que causan puede ser enorme para el niño/a en la foto igual que para el que la mandó y recibió a menudo con implicaciones legales. Los padres han de iniciar la difícil conversación acerca del sexting antes de que haya un problema y deben introducir este tema tan pronto como el niño o niña tenga edad para tener un teléfono celular. Aquí hay algunos consejos acerca de cómo empezar esta conversación con tus hijos:

Habla con tus hijos aún si el problema no ha impactado directamente a tu comunidad. “¿Has oído hablar de sexting? Dime qué crees que es”. En la primera parte de la conversación es importante aprender qué es lo que tu hijo comprende acerca de este tema y luego ampliar su conocimiento con información apropiada a su edad.

Usa ejemplos apropiados a la edad de tus hijos. Para niños más pequeños que no saben acerca del sexo, alértales que los mensajes de texto nunca deben incluir fotos de gente; niños o adultos- sin ropa, besándose o tocándose de forma que no han visto antes. Para niños más mayores, usa el término sexting y dales ejemplos específicos acerca de los actos sexuales que pueden conocer. Para adolescentes, sé muy específico acerca de qué el sexting a menudo contiene imágenes de naturaleza sexual y se considera pornografía.

Asegúrate que los niños de todas las edades entienden que el sexting es algo grave y se considera un crimen en muchas jurisdicciones. En todas las comunidades, si hacen sexting habrán consecuencias serias, muy probablemente incluyendo la policía, suspensión de la escuela y notas en el récord personal de la persona que mandó el mensaje que podrán dañar sus posibilidades de entrar a estudiar en la universidad o conseguir empleo.

Los expertos han demostrado que la presión de los amigos es uno de los mayores factores que influye a los chicos y chicas a mandar mensajes de texto inapropiados, sobre todo durante una fiesta. Recoger los teléfonos de los pre-adolescentes y adolescentes cuando se reúnen puede evitar esta tentación.

Monitorea las noticias acerca de historias relacionadas con el sexting que ilustren las consecuencias reales que tienen estos actos para quien mandó el mensaje y quien lo recibió. “¿Has escuchado esta historia? ¿Qué piensas?” “¿Qué harías tu si fueras este niño/a?” Ensayen formas de responder a amigos si les pidieran que participaran en mandar mensajes de texto inapropiados.

Anima a las escuelas y asambleas a educar a padres, maestros y estudiantes acerca de estos temas.

Fuente: www.todobebe.com


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla