Cosas que deben saber tus hijos sobre las redes sociales

Las 15 cosas que debes saber sobre las redes sociales antes de dejar que tus hijos las usen.



Al no haber un modo seguro de garantizar la edad a la hora de acceder, hay muchos niños presentes en cuentas de Facebook, Instagram, Twitter y otras redes.

Como padres, somos responsables del uso que hacen nuestros hijos de las redes pero muchas veces nosotros mismos nos sentimos algo perdidos en cuanto a su utilización o riesgos. Te contamos entonces las 15 cosas que debes saber sobre las redes sociales antes de dejar que tus hijos las usen. Así estarán más protegidos y podrán hacer un mejor uso de ellas.

La primera recomendación es atrasar todo lo que puedas el uso de las redes sociales por parte de tus hijos. Algunos con ocho o nueve años se empeñan y quieren ser usuarios activos de alguna. Si ese es el caso de tu hijo, y estás de acuerdo en que se haga un perfil, esperamos que controles bien esa red social. Es lo más importante para poder defenderle de las amenazas. Nosotros hemos hecho esta lista, pero cada red nueva tiene sus propias peculiaridades y debemos estar siempre alerta.

No abrir correos electrónicos de remitentes desconocidos o en otros idiomas

Al darte de alta en las redes sociales proporcionas una dirección de correo electrónico, por tanto debes tener cuidado antes de abrir los correos que llegan a tu buzón de entrada. No los abras si no conoces el remitente. Suelen ser spam y podría contener algún archivo con virus adjunto que dañe tu ordenador.

No rellenar formularios que lleguen por correo electrónico

Especialmente aquellos que requieran datos personales. Mucho ojo también a los correos que piden que confirmes datos personales como dirección, teléfono o datos bancarios.

Al crear un nombre de usuario evitar incluir nombre y apellido

No es buena idea ofrecer información personal a través de los usuarios que se crean en las redes sociales. Por ejemplo, si usas @mariagonzalez1309 estás informando tu nombre completo y tu fecha de nacimiento. En cambio, utiliza nombres inventados como @lunalunera o similar.

Utiliza contraseñas seguras

Las contraseñas más seguras son aquellas que utilizan combinaciones de letras, mayúsculas y números. Evita incluir en ellas datos personales como fechas de nacimiento. En cambio, utiliza por ejemplo el nombre de un modelo de coche que te guste, una marca, una fecha significativa…

No compartas con nadie tus contraseñas

Jamás desveles tus contraseñas de correo electrónico o cuentas en redes sociales. Podrían utilizarlas para reemplazar tu identidad y enviar documentos o subir fotos en tu nombre.

Evita una foto de perfil que te identifique

A la hora de fijar una foto de perfil, es preferible una imagen genérica a una foto personal, especialmente cuando se trata de un menor.

Mantener siempre tus perfiles privados

Cuando se trata de menores, sus perfiles en la redes sociales deben ser siempre cerrados (o privados). Por defecto, los perfiles son abiertos, pero debes activar la opción contraria desde las configuraciones de la cuenta.

No aceptes a nadie que no conozcas

Es lo que tienen las redes sociales, por eso son sociales. Cualquier persona puede pedirte una solicitud de amistad o de seguimiento. Nunca aceptes a desconocidos ni personas con las que no mantengas contacto con regularidad.

En caso de menores, las solicitudes de seguimiento o amistad siempre deben ser aceptadas por los padres.

No compartas información personal en tu perfil

No incluyas información que permita identificar tu localización, ni tampoco datos personales como el colegio en el que estudias, los días que estarás fuera de vacaciones, y mucho menos información como tu dirección, tu teléfono o revelar planes o sitios a los que vayas a ir en los próximos días.

No compartas fotos de menores

No se deben compartir fotos de otros menores sin el consentimiento de los padres. Y esto es importante transmitirlo también a los niños.

Debemos enseñarles a respetar la privacidad de los demás niños y otras personas. Tampoco se deben compartir fotos de familiares y amigos sin su conocimiento y consentimiento, ni ofrecer información personal de otros.

Cuidado con las fotos que subes

Lo que se comparte en las redes sociales queda en internet durante años y puede ser mal utilizado por algunas personas. Por tanto, es importantísimo pensárselo bien antes de subir una foto. Cualquiera puede copiarla y pegarla en otro sitio. Ten en cuenta también la repercusión que puede tener, tú no controlas si alguien enseña tu foto a otra persona que no conoces.

Cuida tus comentarios

Jamás insultes o descalifiques a otras personas a través de los comentarios o mensajes directos en la redes sociales.

Atentos a los mensajes ofensivos o inapropiados

Las redes sociales son una vía para el acoso de menores y entre menores. La impunidad que hay detrás del anonimato de un usuario es aprovechado para contactar con el niño.

Así como debes enseñar a tus hijos a respetar a los demás, debes explicarle que si algún comentario le incomoda u ofende, debe comunicártelo enseguida.

Ojo con los mensajes directos

Nunca intercambies mensajes directos con usuarios que no conoces personalmente o con quienes no tienes un trato habitual. En el caso de menores, los padres deben tener acceso a sus dispositivos y poder vigilar los mensajes directos de sus hijos con otras personas.

No participes en grupos con personas que no conozcas

Nunca aceptes la participación en un grupo con miembros desconocidos. Asimismo, si en algún grupo del que eres miembro se producen amenazas, insultos o a otras personas, debes denunciarlo.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla