Miedos frecuentes a la hora de empezar una relación



Muchos son los miedos y las dudas que se nos pasan por la cabeza cuando conocemos a alguien especial y sentimos que somos correspondidos. ¿Será la hora de dar un paso más adelante? ¿Tenemos futuro juntos? ¿Será la persona que me complemente? Muy importante es saber resolver estos conflictos internos para poder empezar o no ese proyecto que podrá culminar en una bonita relación de pareja.

Estos son algunos de los miedos más comunes que nos atacan:

Vamos muy deprisa
No es raro sentir cuando se empieza una relación que se está yendo muy deprisa. Estas dudas pueden surgir sobre todo cuando no se conoce muy bien a la otra persona y no hay confianza para hablar las cosas. La confianza es muy importante para poder tratar estos temas en pareja.

¿Qué hacer? Si de verdad quieres apostar por esa relación, recuerda que los primeros meses de un noviazgo son probablemente los más bonitos y hay que disfrutarlos. Analiza si de verdad hay prisa por llegar a alguna parte y si eso es lo que de verdad quieres.

¿Será fiel?
Es una de las preguntas que nos hacemos cuando una relación empieza a establecerse. Sabemos que somos más que amigos pero, ¿seré la única amiga especial para él o ella?
¿Qué hacer? Seguramente, según la relación vaya avanzando, estas dudas se disiparán solas. Es normal no confiar al cien por cien en una persona de la que, probablemente no sepas todavía todo lo que quisieras.

Lo mejor es ser sinceros desde el principio, ambos deben saber qué buscan en el otro. Sentar las bases de la futura relación.

El amor tiene mil y una posibilidades

Empezar algo serio
¿Qué día pasamos de ser “amigos especiales” a ser “novios”? El día a día, los momentos buenos y malos vividos juntos, las horas y horas hablando…en definitiva, ¡el amor!
¿Qué hacer? Lo mejor es no pensar en poner etiquetas a las cosas y vivirlas de forma natural. Si es algo serio o no, se verá con el tiempo y las experiencias compartidas.

Pasar de amigos a novios
Se conocen de toda la vida, han crecido juntos y de pronto un día, se empiezan a sentir las mariposas en el estómago por ese amigo de toda la vida.

No sabes cómo actuar, te planteas si vas a perder un buen amigo para empezar una relación que a lo mejor no funciona y puedes perder su amistad y su amor si eso termina algún día.

¿Qué hacer? Muchas veces se puede llegar a confundir la amistad con algo más. Detente y analiza la situación. Piensa si de verdad lo ves como una pareja. En esta situación puedes jugar con la ventaja de la confianza y sincerse el uno con el otro, para eso están los amigos. Si son amigos de verdad, la amistad no se perderá.

Ruptura cercana
Acabo de salir de una relación y no sé, si empezar otra tan rápido o la persona que me gusta acaba de dejar una relación y pienso que todavía siente algo por su ex. Estos son dos de los miedos más frecuentes al comenzar una relación.

¿Qué hacer? Quizás sea verdad que no estés preparado/a psicológicamente para pensar en nuevos novios pero se puede decir que el amor no entiende de psicología muchas veces. Confía en lo que sientas, nunca se sabe cuándo es el momento apropiado para conocer a la persona de tu vida.
Sienta las bases de la relación para que no haya dudas

Solo me quiere por el sexo
Este es sobre todo, uno de los mayores miedos de las mujeres a la hora de pensar en formalizar una relación. ¿Qué hacer? Para que estas dudas no nos atormenten y podamos vivir una relación sana, debemos sentar las bases de esa relación desde el principio. Hablar con la pareja y saber qué es lo que el otro busca en nosotros y que el otro nos diga qué es lo que quiere en una relación. A veces pensamos demasiado y deberíamos ponernos en algún momento en la cabeza del otro. Seguro que así nosotras también disfrutaremos más del sexo.

Hacerlo público
Llevamos un tiempo saliendo pero no sabemos en qué momento hacer pública la relación. Puede ser simplemente porque estén esperando el mejor momento para formalizarlo o que alguno de los dos esté intentando retrasar ese momento por alguna cuestión.

¿Qué hacer? Probablemente nunca se llegue a encontrar el momento oportuno para decir a los cuatro vientos a todo el mundo que son novios. La naturalidad de la relación hará que poco a poco, eso se de por hecho y no haya que dar explicaciones innecesarias. Si por el contrario, alguno de los dos miembros de la pareja, evita conscientemente dar ese paso, habrá que hallar las razones y entrar a hablarlo con la pareja. Es también el momento de confiar en la relación.

Los celos son el peor enemigo de la pareja

Los celos
Este es uno de los mayores problemas que una pareja puede tener. Ser ambos celosos o que un miembro de la pareja lo sea, no es en realidad un problema si son unos celos sanos. ¿Qué hacer? Los celos son una reacción física normal del ser humano, y mucho más probable en el comienzo de una relación cuando se tiene el miedo de perder a la persona que se ama pero hay que saber distinguir entre tipos de celos.

Si consideras que tu novio o novia tiene unos celos enfermizos, pon solución al problema lo antes posible. Tu pareja debe ser capaz de entender que esa situación no llevará a nada bueno. ¿Te has sentido identificado con algunas de estas situaciones?
Que los miedos no te frenen a la hora de encontrar la felicidad en un nuevo amor. El amor al final todo lo puede. O casi todo. ¡Viva los nuevos novios!

Fuente: www.bekiapareja.com


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla