¿Qué son los bronzers?

¿Te gusta lucir bronceada? Te decimos qué son los bronzers o polvos bronceadores y cómo aplicarlos para sacarles provecho.



Pues lo primero que deben saber es que los polvos bronceadores no son nuevos. De hecho este 2016 cumplen 32 años en el mercado, siendo Guerlain, el primero en sacarlo a la luz bajo el nombre de Terracotta. A partir de entonces han surgido en varias marcas con la misma función.

Si estás en tus 30 o cerca de ellos, seguramente recuerdas a tu mamá y tías utilizando un rubor súper fuerte y súper rosa. Ésa era la moda de los 80 en cuanto a maquillaje: mejillas rosadas que simularan las ‘chapitas’ naturales (ni tan naturales, pero bueno) del rostro. Sin embargo, con el tiempo eso cambió y en los 2000 llegó la tendencia del bronceado.

No obstante, en 1984 ya se empezaba a ver que a las mujeres les gustaba lucir apiñonadas, como si quisieran reflejar los efectos del bronceado en el rostro y fue allí que se creó este nuevo producto, adelantándose a su época.
¿Pero qué y para qué son exactamente? De acuerdo con Alejandro Careaga, make up artist y Formador de Guerlain, los bronzers o polvos bronceadores ‘son polvos que reproducen a la perfección la caricia de los rayos del sol en la piel, por lo que realzan el bronceado con una ilusión perfecta’.

De acuerdo con este experto en maquillaje, la función principal de los polvos bronceadores es iluminar y realzar la tez con un buen aspecto natural instantáneo. Es decir, crear la ilusión de un bronceado de tres semanas, en tres segundos.

¿Cómo aplicar un bronzer?

Debes saber que los bronzers se aplican al final de la rutina diaria de maquillaje. Para aplicarlo, Alejandro recomienda ‘dibujar’ un número tres en el rostro; es decir, aplicar los polvos bronceadores con una brocha en los volúmenes del rostro. ‘Dibujar un número 3’ se refiere a que comiences en un lado de la frente, bajes a los pómulos y llegues a la barbilla, finalizando a lo largo del cuello. Con el residuo, aplica un toque en barbilla, nariz y frente.

¿Cuál es la diferencia con el blush?

Claro que si hablamos de una herramienta para dar color al rostro, la pregunta obvia sería ¿cuál es la diferencia entre un bronzer y un blush?. Al utilizar un polvo bronceador se obtiene una piel radiante como ‘besada’ por el sol, además de que el rostro se puede esculpir resaltando relieves y jugando con luz y profundidad. Mientras que con el blush se da un toque más frío al rostro.

¿Cómo elegir un bronzer?

De los polvos bronceadores podemos también decir que son aptos para todo el año (no sólo en verano) y para todo tipo de piel. Es importante acudir con un especialista que te asesore para elegir tanto el bronzer como el acabado (mate, semi-mate y satinado) que te vaya mejor según tu tono de piel, pero lo ideal y la tendencia predominante actualmente es apostar por lo natural.

Formato Polvo. Dentro de este grupo encontrarás los de toda una vida (con un formato similar al de cualquier otro polvo) y los de formato perla. Da un toque natural y ligero. Perfecto para pieles grasas.

Formato liquido. Fácil de usar y perfecto para un maquillaje de piscina (si también te maquillas para esa ocasión). Puedes usar un correcto 2 tonos más oscuro y ¡listo!. Recomendado para todo tipo de pieles.

Formato mousse. Textura entre líquida-compacta. Perfecto para pieles secas.

Formato compacto (barra). Da un color más cargado. Recomendado para pieles mixtas.

-El color del bronceador debe ser máximo 2 tonos más oscuro al de tu piel. Un color más oscuro que eso se verá poco natural.
-Para poder contornearte los 365 días del año tienes que tener al menos 2 bronzers. ¿Por qué? Porque en invierno tendrás un tono más claro que en verano. Por lo que no debes olvidar tener uno más claro (para invierno) y otro más oscuro (verano).


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla