Nuevos beneficios para pacientes con Parkinson



En el Día Mundial de la Enfermedad de Parkinson (segunda condición neurodegenerativa más frecuente en el mundo) especialista en Neurología y Neurocirugía resaltaron los beneficios de la terapia de Estimulación Cerebral Profunda (ECP), que mejora entre 50 y 70% los síntomas de esta afectación.

La doctora Mayela Rodríguez, médica neuróloga responsable de la Clínica de Enfermedades Neurodegenerativas del Instituto Nacional de Neurología, afirma: “La Enfermedad de Parkinson es un desorden del Sistema Nervioso Central, que implica mucho más que el solo temblor. Es un padecimiento en el que se presenta gran variedad de síntomas que van empeorando progresivamente a lo largo de varios años y, si no se trata de forma adecuada, pueden agravar los síntomas incapacitantes que afectan la calidad de vida del paciente”.

Y agregó: “La expectativa de vida promedio de una persona con Enfermedad de Parkinson, generalmente es la misma que para una persona que no la padece, por lo que es necesario tener alternativas de tratamiento adecuadas para las diferentes etapas de la enfermedad, así como para cuando un paciente ya no responde correctamente a los medicamentos.”

Innovación para la calidad de vida

Por su parte, el doctor Alfonso Arellano Reynoso, médico neurocirujano y especialista en Enfermedad de Parkinson, mencionó que “afortunadamente hoy contamos con la terapia de Estimulación Cerebral Profunda, la cual representa una alternativa de tratamiento, que a diferencia de las cirugías anteriores para el Parkinson, ésta no daña el tejido cerebral sano ni destruye las células nerviosas y sí disminuye los síntomas neurológicos invalidantes”.

Explicó que “la terapia ECP usa un dispositivo médico implantado quirúrgicamente y operado por una batería, llamado neroestimulador, para enviar estimulación eléctrica a áreas específicas del cerebro que controlan el movimiento y reducen así los síntomas motores de la enfermedad”. Los estudios han demostrado que la terapia ECP proporciona un periodo “on”, comparado con el tratamiento farmacológico de 5.1 horas en el día, en las cuales los pacientes no sufren los síntomas motores de la enfermedad. Esta mejoría ayuda a muchas personas a recuperar la capacidad de realizar sus actividades diarias normales, lo que significativamente su calidad de vida.

El doctor Arellano resaltó que “la terapia ECP no debe considerarse como “el último recurso”, ya que los beneficios son mayores en pacientes de 70 a 75 años y en aquellos que han tenido Enfermedad de Parkinson durante menos tiempo”.

Mencionó finalmente que “los pacientes deben hablar siempre en todos los casos con su neurólogo, para informarse sobre las opciones de tratamiento disponibles para ellos, con el fin de asegurarse de tener la opción adecuada para su caso”.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla