Beneficios del flúor dental

El flúor es muy aconsejable para prevenir las caries dentales.



Es un mineral natural que se encuentra en la corteza terrestre y tiene una distribución extensa en la naturaleza. Algunos alimentos y depósitos de agua contienen fluoruro.

A menudo, se agrega fluoruro al agua potable como elemento reductor de las caries. En la década de los 30, los investigadores detectaron que las personas que tomaban agua naturalmente fluorurada presentaban un número de caries menor (dos tercios) que las que vivían en zonas de agua no fluorurada. Los estudios realizados han demostrado repetidas veces que si se agrega fluoruro a los depósitos de agua de la comunidad, el número de caries en la población disminuye. La ADA (Asociación Dental de EE.UU.), la Organización Mundial de la Salud y la Asociación Médica de EE.UU. entre otras organizaciones, han recomendado el uso de fluoruro en los depósitos de agua debidos a su efecto contra las caries.

Este producto otorga tres beneficios a los dientes: aumenta la resistencia del esmalte, es antibacteriano, o sea, que actúa frente al crecimiento de bacterias que producen el sarro, y permite remineralizar la capa del esmalte.

El flúor dental protege nuestros dientes durante toda nuestra vida pero es en la etapa infantil donde tiene más efecto beneficioso ya que los dientes “de leche” están en pleno proceso de formación.

El flúor se incorpora al esmalte de manera diferente según el periodo de desarrollo en el que se encuentra el diente.

En el diente en formación, sin erupción aún, la incorporación del flúor ingerido se hace a través de la sangre que llega a la pulpa. Allí, el flúor interfiere en la matriz que esta sintetizando el ameloblasto que es la célula formadora del esmalte. Por ello, si hay exceso de ingesta de flúor, este interfiere en el metabolismo de los ameloblastos produciendo así un esmalte defectuoso.

En el diente formado y erupcionado, se incorpora principalmente a la superficie del diente desde el medio bucal. Se hace a través de topicaciones de flúor en clínica dental, pastas fluoradas, colutorios, geles fluorados, etc.

La experiencia adquirida hasta la fecha indica que el agua potable fluorada es el mejor vehículo de que se dispone para la fluoración, ya que ningún otro asegura una ingestión de fluoruro óptima y permanente.

El empleo de leche fluorada ofrece menos garantías por las grandes variaciones del consumo y la frecuente intervención de pequeñas lecherías e incluso de granjas, difíciles de vigilar, en la distribución de la leche.

Los métodos de aplicación local de fluoruro también parecen prometedores en cuanto a su eficacia para prevenir la caries dental, por eso es importante realizas las visitas periódicas al dentista quien podrá prevenir las caries dentales haciendo dichas topicaciones de flúor en la clínica dental.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla