Como saber si mi hijo es superdotado

Es posible que pienses que quizá tu hijo tiene una inteligencia que no es normal para su edad, que es excepcional y que tiene un talento innato que sin duda debes tener presente para poder potenciar todas sus habilidades.



La OMS considera que un 2% de la población es superdotada. Mientras, los niños inteligentes son los interesados en multitud de cuestiones y que necesitan entender los cómos y los porqués de las cosas.

Un gran error, bastante generalizado, es creer que es lo mismo ser inteligente que tener altas capacidades. Todos los que las tienen son muy inteligentes, pero no todos los muy inteligentes las poseen. La diferencia radica en el coeficiente intelectual, que en el caso de los superdotados debe ser igual o superior a 130 en la Escala Wechsler. También difieren en la creatividad. Además, el niño con altas capacidades tiene unas características de personalidades muy concretas y comunes a todos ellos en mayor o menor medida.

Es arriesgado hacer un listado aislado de tales características, explica, porque siempre quedarán fuera niños con altas capacidades que no las cumplen al 100%, pero rasgos comunes son que suelen ser bebés extraordinariamente demandantes y se sobreestimulan con facilidad; muy hábiles a nivel psicomotriz, levantan la cabeza y fijan la mirada antes del mes de vida y dicen sus primeras palabras con sentido hacia los cinco o seis meses. Además, son niños muy intensos emocionalmente, muy extremos en su expresión emocional, con muy baja tolerancia a la frustración y muestran una gran capacidad empática a edades muy tempranas. Tienen un gran sentido de la justicia y la equidad. Además, son niños cuestionadores y desafían la autoridad. Suelen tener algún tipo de hipersensibilidad sensorial, es decir, alguno de los sentidos o todos muy aumentados. Sin olvidar que se interesan por cuestiones poco infantiles, como la muerte o la existencia. Tienen una memoria prodigiosa, aprenden a leer y a escribir de forma autodidacta. Son extremadamente distraídos y aparentemente caóticos en las rutinas y tareas cotidianas.

¿Cómo darte cuenta que tu hijo es superdotado?

Una buena concentración
Que los niños tengan una buena concentración a los 3 o 4 años es inusual ya que a esta edad lo que quieren es explorar y aprender de los estímulos. Los niños superdotados a menudo se concentran en una sola actividad durante un largo periodo de tiempo mostrando así su inteligencia. Puede pasar horas haciendo un rompecabezas difícil o clasificando su cajón de ropa. En cambio si tu hijo no es superdotado pero sí tienes talento para algo en concreto, es posible que se aburra con cosas cotidianas y abandonan las actividades que no consideran un desafío para sí mismos.

Tienen un pensamiento rápido y una capacidad de habla espectacular
Un niño superdotado o con altas capacidades tendrá una buena capacidad para hablar y explicarte cosas que le vayan sucediendo durante el día e incluso será capaz de devolverte una respuesta sarcástica. Tendrá un pensamiento que le permitirá mantener una conversación con los adultos que te dejarán sorprendido/a.

Entienden las instrucciones rápidamente
Los niños con altas capacidades entienden las instrucciones rápidamente y son capaces incluso, de explicar a sus compañeros y amigos cómo se juega a un juego (sin haber jugado anteriormente hasta ese momento). También disfrutarán en el proceso para poder saber cómo se realizan los pasos para completar las instrucciones.

Es un/a líder de forma innata
Cuando ves a tu hijo en un parque con otros niños te das cuenta de que tiene cierto carisma que embelesa a los demás niños. Gracias a su inteligencia es naturalmente mandón, sabe cómo dirigir al resto de niños para que sigan las instrucciones y para que el juego pueda ser apto para todos. Y es que en muchos casos, los líderes nacen con este don.

No siempre sacan buenas notas
Lo normal es pensar que un niño superdotado al ser más inteligente de forma natural que el resto de sus compañeros por su facilidad de retentiva de la información, sacará mejores notas… pero esto no tiene que ser del todo así. Hay niños que se aburren y que no muestran interés e incluso pueden sufrir de desmotivación ante el aprendizaje al no haber conocimientos a su altura. Esto es peligroso porque puede tener como consecuencia el fracaso escolar. Un niño superdotado necesitará una estimulación intelectual acorde a su nivel y no menos que eso para que pueda estar bien motivado ante el aprendizaje durante todo el tiempo.

Son perfeccionistas
¿Alguna vez has visto a tu hijo romper un dibujo porque no estaba a la altura de sus expectativas? ¿O lanzar por los aires u rompecabezas porque no fue capaz de acabarlo? Esto puede ser normal en los niños superdotados porque son perfeccionistas y les cuesta tener una buena tolerancia a la frustración.

Cuando tu hijo sienta que no es capaz de controlar el sentimiento de tolerancia a la frustración, es necesario que le consueles y que le recuerdes que todo está bien. Un error siempre es una oportunidad para superarnos y hacer las cosas mejor.

Una memoria fuera de lo normal
Los niños superdotados son capaces de recordar de forma asombrosa las cosas que han visto u oído en un momento determinado aunque haya pasado bastante tiempo desde que sucedió. Por este motivo es necesario que los padres tengan muy en cuenta lo que ven, lo que dicen o lo que hacen porque esos pequeños ojos que te observan lo recordará y quizá cuando menos te lo esperes te diga algo como: “Mamá, eso no es lo que dijiste” o quizá: “Mamá, ¿recuerdas lo que hiciste ayer?.”

Necesitan tiempo para ellos mismos
Los niños superdotados disfrutan pasando tiempo en compañía con sus amigos o familiares, pero también disfrutan y se deleitan del tiempo a solas. Si tu hijo quiere sentarse solo y mirar por la ventana o mirar un cuento por su cuenta en lugar de salir a jugar con otros niños, no te preocupes. Después de la cena seguro que tendrá un interesante tema del que hablarte sobre lo que habrá descubierto mirando por la ventana o algo que haya visto en el cuento.

El arte no es un problema
El arte no es un problema, más bien todo lo contrario. Si tu hijo tiene una visión “diferente” de un cuadro famoso de obra de arte y te comenta su propio punto de vista, aprecia cada una de sus palabras. Los niños suelen tener una apreciación diferente pero muy importante sobre la belleza del arte. Además, quizá tenga un talento innato para la música, para la pintura o para cualquier otro aspecto que le apasione… si es así, poténcialo, ¡no dejes que tu creatividad se quede dormida!

Con buena motivación aprenderá mejor
A los niños superdotados les gusta desafiarse ellos mismos con su intelecto, y prefieren pasar tiempo aprendiendo que jugando a videojuegos. Pero para que aprendan gustosamente el tema deberá apasionarles, porque como en todo… si no hay motivación, no hay sentimientos de aprendizaje.

Si crees que tu hijo puede ser superdotado, puedes acudir a un profesional para que le hagan las pruebas pertinentes y si realmente es así, deberás informarte para poder ofrecerles las ayudas pertinentes y que pueda potenciar al máximo su intelecto y sus habilidades teniendo en cuenta sus intereses y su personalidad ante la vida.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla