Consejos para un matrimonio duradero

Un matrimonio con fe y amor es una bendición; pero hay que conocer cómo alimentar el amor día con día. Aquí encontrarás algunos consejos.



Cuando una pareja se casa es porque deciden estar juntos toda la vida y disfrutar de una vida en pareja donde la felicidad reine entre ellos dos. Es un bonito sueño y todas las parejas del mundo que deciden casarse y ser un matrimonio les gustaría tener una vida larga y llena de felicidad en la pareja.

La realidad es que para que un matrimonio sea largo y exitoso se necesita mucho amor para conseguirlo, puesto que no es para nada, sencillo de conseguir. Las relaciones humanas son complicadas por sí solas y cuando añades mucho tiempo en una relación de pareja, si no se trabaja para conseguir que la relación prospere puede acabar enfriándose y que finalmente se rompa.

Aunque todavía no tengan hijos, recuerda que tú y tu esposo ya forman una familia, por eso no olviden que cuando ambos decidieron estar juntos sería por el resto de su vida.

Busca la independencia con tu pareja

Difícilmente podrán sentirse felices si viven en casa de los padres o de sus suegros. Es de vital importancia que tengan un lugar propio o rentado, estable, cómodo y que se adapte a sus necesidades. Recuerden que los dos necesitan tener su propio espacio y ser libres para poder tomar decisiones.

No se limiten por cuestiones económicas o por compromisos de valor sentimental, todo se puede lograr si están decididos a estar juntos. Al estar aparte evitarán involucrarse en conflictos ajenos y fijar sus propias reglas y disfrutarse en pareja.
Esto les ayudará a fortalecer su amor y a adquirir madurez, por todas las responsabilidades y obligaciones que comporta mantener un hogar.

Respeta a tu pareja

Insultarse, criticarse, menospreciarse, humillarse o incluso desear tener una aventura fuera del matrimonio, son faltas de respeto que marcan una relación. Hemos de pensar antes de actuar, y reconocer y enmendar cuando nos equivocamos.

La comunicación clara y abierta en la pareja es la solución. Existen muchas maneras de demostrar las emociones y decir las cosas en las que no estamos de acuerdo sin llegar a tener discusiones. Es importante no esperar encontrar la perfección en nuestra pareja, dejar pasar las acciones que no son relevantes y aprender de ellas.

Olvida tener la razón en todo

Para poder vivir feliz debemos ser humildes y aceptar que no siempre tenemos la razón. Aprende a escuchar la opinión de tu pareja y encuentren soluciones en conjunto. Dobleguen su ego y actúen siempre para satisfacer al otro, pensar en dar todo sin esperar nada. La solución es anteponer al ser amado antes que las propias necesidades.

Respeta los límites

Es fundamental que entre los dos establezcan límites, es decir que estén dispuestos a tolerar algunas acciones o minucias que la pareja hace, aunque no estemos totalmente de acuerdo. Un ejemplo puede ser salir con los amigos o no ver la televisión por la madrugada, etcétera. Respetar las reglas y los límites que se fijen definitivamente harán que su relación sea más armoniosa, fortalecerá su unión y su compromiso.

Establezcan metas en común

Algunas veces mi marido se enoja conmigo porque dice que mis ideas son diferentes a las suyas, pero eso no quiere decir que no tengamos el mismo objetivo. Así que es importante que como pareja platiquen constantemente de sus proyectos y planes, y sobre cómo los van a lograr juntos. Hay planes individuales, pero con la ayuda del ser amado se podrán conquistar más rápido y fácil.

Un matrimonio feliz no tiene que ser un matrimonio perfecto, es necesario aceptar los defectos y las debilidades de uno mismo y de la pareja. El amor, la comunicación, el respeto y el compromiso son claves para tener un matrimonio feliz.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla