Evita engordar, cuida tu vida



Tu salud es cuestión de peso, cuídate y come sanamente. Te compartimos algunas recomendaciones que te ayudarán a comprender tu cuerpo, evitar engordar y mejorar tu estilo de vida.

“Saltarse el desayuno”
Empezando las primeras horas de la mañana, algunas personas optan por “saltarse” el desayuno por diversas razones, ya sea un “no me da hambre” o “no me dio tiempo”, sin embargo, nuestro cuerpo y nuestro sabio cerebro no lo ve de esa manera, pues mientras dormidos se produce una especie de estrés, el cual, al no tener disponible energía, produce cuerpos cetónicos. El problema de los cuerpos cetónicos es que pueden llegar a ser muy elevados y alterar nuestros PH sanguíneo (algo similar sucede en la diabetes tipo 1).

No tener horarios fijos de alimentación
Con esto me refiero a respetar las cinco colaciones y sus respectivos horarios, ya sea por una larga jornada laboral o por compromiso familiar social, evita agregar una tensión más a tu organismo. Los nutriólogos recomendamos hacer cinco comidas al día para regular nuestros niveles de glucosa en sangre, al mantener de manera constante nuestros niveles de glucosa, el cerebro recibe el mensaje de saciedad y lo relacionamos con la sensación de bienestar.

La energía no se crea ni se destruye, solo se transforma
Como bien sabemos, cada persona es diferente y también lo son nuestros requerimientos calóricos, por ejemplo: una persona promedio en reposo requiere 1,200 kcal, a esto debemos sumar la energía que requiere para realizar funciones como caminar, trabajar, etc., para así tener un total de 1,800 kcal. Cuando aumentamos de peso se debe principalmente a que estamos consumiendo al menos 2,300 kcal que al no ser utilizadas por nuestro cuerpo se transforma en grasa. El desequilibrio en la limentación afecta la capacidad de nuestro cuerpo para “oxidar” o “quemar” las grasas y esto nos lleva al sobrepeso u obesidad.

Comer desproporcionadamente
Al no comer equilibradamente recurrimos con más facilidad, por “antojo”, a consumir más harinas, azucares o grasas de las que realmente necesitamos. Existe una propuesta de distribución de la cantidad de cereales, frutas, verduras, grasas y alimentos de origen animal adecuado a cada persona y estilo de vida.

Mala alimentación por ingerir alimentos procesados
Evita alimentos altamente procesados ya que muchos de ellos son elevados en harinas, sales y conservadores, estos alimentos causan inflamación a nivel intestinal pues alteran nuestra flora intestinal y nuestra digestión se ve afectada.

Equilibrio emocional
Como lo comenté anteriormente, la saciedad y los niveles de glucosa en sangre juegan un papel importante cuando se trata de mantener un peso saludable. Recordemos que nuestro cuerpo funciona en armonía con diferentes sistemas, como el sistema nervioso y el sistema hormonal el cual influye en lo relacionado con nuestra vida emocional y afectiva. Comer por ansiedad o por llenar un vacío emocional es otra causa de aumento de peso; sin embargo, la solución está en poder identificar que causa esa sensación y ayudar a nuestro cuerpo en la liberación de neurotransmisores conocidos como endorfinas, que son moduladores de varias funciones, como la temperatura corporal, el dolor y el hambre.

Fuente: Nutrióloga Nadia Zamacona

 


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla


Redacción