Filósofo expone las diferencias entre amar y estar enamorado

¿Cuál es la diferencia entre el amor y el enamoramiento? ¿Puede el enamoramiento durar mucho tiempo o toda la relación? ¿Qué pasa cuando el enamoramiento desaparece?



Algunas lo describen como mariposas en la panza, otras, como un estado de “embobamiento” total, otras, como una etapa donde nada, nada les importa más que estar con esa persona, pensar en ella, verse todo el tiempo, hablar de ella constantemente cuando no están juntos… ¿Cuántas peleas entre amigas habrán tenido su origen en ese estado tan especial? Es que el enamoramiento, distinto del amor, es un fenómeno equivalente a la hipnosis, donde una está como hechizada, encantada con ese otro al que ve y cree perfecto. Él tiene todo aquello con lo que una siempre soñó y en ese momento, digan lo que digan, nada ni nadie puede bajarlo de ese pedestal imaginario. Eso es el enamoramiento.

Así lo plantea Paul Hudson, filósofo, escritor y empresario con residencia en Nueva York, quien escribió una columna en el portal de tendencias Elite Daily, donde expone 10 diferencias entre estar enamorado y amar realmente a una persona.

1. Cuando estás enamorado de alguien, quieres a esa persona

“Estar enamorado es querer ser dueño de una parte de la otra persona. Es la creencia de que esta persona es tan maravillosa que quieres que él o ella sea una parte de tu vida, una parte de ti. Cuando te enamoras de una persona, sientes un impulso intenso de consumir a esa persona de cualquier manera posible”, explica.

“Estar enamorado es creer que necesitas a alguien para ser feliz”, agrega.

2. Cuando amas a alguien, necesitas a esa persona

“No sólo quieres, necesitas a esa persona. La necesitas para vivir una vida feliz y saludable, debido a que tu felicidad depende literalmente de él/ella”, explicó.

“Necesitas que él o ella sea parte de tu vida de una forma u otra, no porque quieres ser dueño de un pedazo de esta persona, sino porque quieres darle un pedazo de ti mismo; amar a alguien es considerar que esa persona es digna de ser dueña de una parte tuya”, indica Paul, agregando que “no se trata de propiedad; se trata de querer lo mejor para esa persona – algo que suele significar dejar ir a tu amor”.

3. Cuando estás enamorado de alguien, tus emociones están siempre en lo más alto.

Paul dice que cuando estás enamorado “tu cerebro está produciendo el más asombroso cóctel químico, haciendo que te sientas como si estuvieras flotando en lo alto de una nube. Estás como flotando sólo por estar enamorado de una persona y es una sensación que no quieres que nunca se vaya”.

Pero aunque nadie quiere bajarse de esa nube, el problema es que inevitablemente en algún momento te vendrás abajo.

4. Cuando amas a alguien, tus emociones se asientan y luego fluctúan

“Amar a alguien no se trata tanto de las emociones, se trata más de los pensamientos”, afirma Paul, agregando que “pensar en alguien, desearle lo mejor, hacer lo posible para que él o ella sea feliz y cuidar a esa persona tanto como a ti mismo, eso es el amor. Las emociones que vienen con ello, son sólo beneficios”, explica.

“Una vez que haya pasado la etapa de enamoramiento, amarás realmente. Tienes que aprender a dejar de lado ese estado de emoción al límite, para lidiar con emociones más estables, que algunas veces sufren fluctuaciones. Estas últimas no tienen tanto que ver con las emociones del enamoramiento”, enfatiza.

5. Cuando estás enamorado de alguien, estás apuntando a un objetivo

“Eso es lo que hace que el enamoramiento sea tan emocionante, el anhelo constante por más. Quieres pasar más tiempo con esta persona, conocerla mejor, estar con esta persona tanto como sea posible. Siempre quieres tener más, y quieres construir una relación cada vez más seria”, dice Paul.

6. Cuando amas a alguien, no te apresuras por llegar a la meta

“El objetivo que tenías ya no existe porque ya lo has alcanzado. Esto suele asustar a la gente, ya que comienza a sentir la necesidad de seguir avanzando”, manifiesta Paul.

Pero “por desgracia, todo en el universo es finito. No se puede avanzar y continuar construyendo siempre algo más grande. Lo único que puedes hacer es seguir reforzando lo que ya tienes”, expresa.

Amar a alguien “no sólo es comprender que lo que tienes es todo lo que necesitas, sino que tienes ganas de fortalecer ese vínculo de manera indefinida”, puntualiza.

7. Cuando estás enamorado de alguien, piensas que te importa más esa persona de lo que realmente es

Paul asegura que “enamorarse es mucho, mucho más fácil que amar. Cuando estás enamorado, los químicos en el cerebro y el cuerpo te hacen sentir como si esa persona fuera la mejor del mundo. Crees que esta persona es la más increíble que has encontrado”.

“Lamentablemente, esta forma de pensar por lo general desaparece tan pronto como los químicos desaparecen. Entonces te quedas perdido y confundido”, añade.

8. Cuando amas a alguien, te preocupas por esa persona más de lo que piensas

“Estar enamorado es fácilmente reconocible, ya que te hace sentir un anhelo constante, una necesidad constante. Amar, por otra parte, no te dará esos recordatorios constantes”, indica.

“Sin embargo, la vida siempre logra darnos esos recordatorios. La vida suele alejar a la gente de nosotros, dañarla, y, a veces incluso se la lleva para siempre”, afirma.

Pero, “cuando realmente amas a alguien, esos momentos de separación y pérdida abruman con emoción. La gente suele olvidar lo mucho que ama a una persona o no se da cuenta de lo mucho que la ama, hasta que la vida los obliga a recordar”, concluye.

9. Cuando estás enamorado de alguien, puedes desenamorarte de esa persona

“Todo lo que sube tiene que bajar”, dice Paul y explica que enamorarte es tan fácil como desenamorarte. “El enamoramiento es en su mayoría una creación de nuestra mente. Nos permitimos enamorarnos al idealizar a la persona y a la relación. Cuando estás enamorado, la realidad no siempre se alinea con tu versión de la misma”, agrega.

10. Cuando amas a alguien, nunca dejas de amar a esa persona

“Amar a una persona es algo que define en parte la persona que eres. Aquellos que amamos, por los que nos preocupamos, aquellos que significan el mundo para nosotros, y que han afectado nuestras vidas, son los que en realidad nunca nos dejan”, dice.

“Pueden irse de nuestras vidas, pero nunca de nuestras mentes. Su memoria, pensar en ellos, nos hace sentir emociones fuertes. Su presencia en nuestras vidas ha tenido una influencia tan increíble que, gracias a ellos, somos personas diferentes. Cuando amas a alguien, no se puede dejar de amar a esa persona porque sería exigirte que dejes de amar a una parte de ti mismo” finaliza.

Aunque el enamoramiento puede ser para muchas un estado “perfecto”, la clave para avanzar en una relación es aceptar que es efímero, y ser capaces de soportar la frustración que implica descubrir la imperfección del otro, y sostener la relación a pesar de las diferencias, las debilidades, los errores y las carencias. Si esto no es posible, y una corre detrás de ese estado ideal, relación tras relación, diluyendo vínculos cuando las imperfecciones salen a la luz, es momento de preguntarse qué está pasando, hacer una autocrítica, y, si es necesario, consultar con un profesional para develar la causa de esto que impide construir algo sólido y perdurable.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla


Redacción