Moda unisex, llego para quedarse

Es innegable: hay una tendencia global generalizada que aspira a difuminar los límites entre lo masculino y lo femenino.



Bien es sabido que la moda influye en la sociedad. Es capaz de revolucionar el pensamiento y el comportamiento de las personas, que muchas veces utilizan la forma de vestir para expresarse. Lo unisex no es una tendencia, sino un movimiento más amplio que se ha propuesto derribar barreras de género y que va más allá de la propia moda, aunque tenga en esta su expresión más evidente. Mientras las mujeres luchan por ser defender y potenciar su feminidad y no mimetizarse con un ambiente predominantemente varonil y los hombres redescubren y exploran su masculinidad, las grandes firmas de moda continúan abogando por la mezcla, la confusión y la difusión de los universos masculino y femenino.

Hace unas semanas Gucci anunciaba que a partir del año que viene sus colecciones de hombre y mujer se presentarán juntas. Y la casa Chanel presentó su primer perfume que podrá ser utilizado indistintamente por hombre y mujer: Boy Chanel. Aunque dicen que no lo consideran unisex, sino una fragancia masculina que gustará a ambos sexos por igual. El creador de esta fragancia, el perfumista Olivier Polge, afirma que se ha inspirado en la propia Coco Chanel, una visionaria capaz de conseguir que prendas propiamente masculinas pudieran ser llevada, con mucho estilo, por mujeres.

El gigante de Inditex, Zara, lanzó en marzo una colección unisex que encaja tanto para hombre como para mujer. La línea Ungendered se compone de 15 prendas de líneas sencillas, aire ‘casual’ y colores neutros, blanco, gris y negro. Lo de Zara fue una colección cápsula, pero han empezado a surgir marcas, como la americana 69 Worldwide, que se dedican a vender exclusivamente ropa unisex. Se definen a ellos mismos como una marca textil “sin género”. Su única tienda física se encuentra en Los Ángeles, y para visitarla es necesario pedir cita previa. En el caso de Zara es, además, una propuesta económica: los precios oscilan entre los 9,95 euros que cuestan las camisetas básicas hasta los 29,95 de los jeans, que son la prenda más cara de la colección. El conjunto de chándal (sudadera y pantalón de jogging) ascendería a 35,90 euros: 17,95 cada uno. Además de cómoda y sencilla, la tendencia unisex es de bajo coste. ¿Asistiremos al auge del unisex appeal?

Lo andrógino está de moda, pero con reservas. La moda unisex que se comercializa fuera de las pasarelas se acerca bastante más a la línea masculina que a la femenina. Hablamos de ropa ancha y sin formas, camisetas amplias, pantalones sueltos o con look deportivo, mocasines o zapatillas de deporte, chaquetas bomber, sudaderas extragrandes, etcétera. Y es que la sociedad parece aceptar mejor que la mujer se vista de hombre que lo contrario.

Personajes como Jaden Smith, actor como sus padres, Will Smith y Jada Pinkett, están ayudando a propagar este movimiento. Hace poco Jaden se convertía en la imagen de la última campaña femenina de Louis Vuitton, siendo el primer hombre en la historia de la marca en hacerlo. También denunció lo cerrada que es la sociedad respecto a este tema durante la presentación de una nueva línea de camisetas de la firma MSFTS que él mismo ha diseñado: “¿A quién se le ocurrieron estas reglas? ¿Quién fue el responsable de decir que tengas que ponerte una cosa porque eres un chico y otra porque eres una chica? Solemos creer que estas normas son inquebrantables, pero tú eres quien tienes que decidir tu propio camino y cambiar esa reglas”.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla