Tarta de queso y espinaca



Ingredientes

Tiempo de preparación: 10 minutos, más 25 minutos del tiempo de cocción
Raciones: 4 porciones

50 gramos de Mantequilla

1 Cebolla pequeña, finamente troceada

1 diente de Ajo, machacado

2 cucharaditas de Tomillo troceado

250 gramos de hojas de Espinaca congeladas, descongeladas

175 ml de Nata líquida

2 Huevos, batidos

25 gramos de Queso Parmesano, recién rallado

1 molde de Tarta de Masa de Hojaldre congelada de 20 cm (sin descongelar)

Sal

Pimienta Negra

Preparación

Derrite la mantequilla en una sartén grande, añade la cebolla, el ajo, el tomillo y salpimienta, y fríelos durante 5 minutos. Estruja la espinaca para escurrir todo el exceso de agua, añádela a la sartén y cocínela, removiendo durante 2 o 3 minutos hasta que esté bien caliente por todo.

Bate juntos la nata, los huevos, el queso y una pizca de sal y pimienta. Con una cuchara grande, vierte la mezcla de la espinaca en el molde de tarta, luego vierte la mezcla de la espinaca en el molde de tarta, luego vierte encima con cuidado la mezcla de la nata y ponla a asar en un horno precalentado a 200°C (marca de gas 6) durante 20 minutos, hasta que haya cuajado. Sírvela con una ensalada verde.

Beneficios

La espinaca es un alimento rico en beta carotenos (precursor de la vitamina A) que tiene propiedades anti-cancerígenas. Además contiene un porcentaje elevado de zinc y ácido fólico que contribuyen a la formación de huesos y de la columna vertebral. Si estás embarazada, ingiere con regularidad espinaca.

Para disfrutar de las propiedades de la espinaca no es necesario consumirla en ensalada, existen otras alternativas que son deliciosas.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla