5 consejos para evitar los berrinches



Estos son algunos consejos simples para evitarlos en medida de lo posible.

1. Crea una distracción

Esta es la solución más simple y funciona en la mayoría de los casos. Cuando veas que el berrinche está a punto de desatarse, trata de distraer a tu hijo mostrándole algo que le guste.

Ten siempre contigo libros y juguetes en tu bolsa y distráelo con ellos. O platícale algo que le interese, como una actividad que harán después en el día. Ayudará más si usas un tono entusiasta.

Los niños pequeños tienen una corta capacidad de atención así que es fácil distraerlos.

2. Niño sin hambre y sin sueño = menos berrinches

No hay nada que haga más que un niño tenga berrinches como el tener hambre o sueño. Los expertos confirman que si un niño come a sus horas y duerme el tiempo que debe según su edad, es mucho menos susceptible a hacer berrinches.

3. La magia del tiempo fuera

Deja solo a tu hijo por unos minutos en un lugar seguro (que no haya nada con lo que pueda lastimarse) para que se calme por sí mismo. Dile que en cuanto esté listo y tranquilo podrá regresar contigo. Esto le ayudará a dominar el autocontrol, una cualidad indispensable cuando sea adulto.

4. El poder del abrazo

Quizás sea lo último que quieras hacer en el momento en que tu hijo se vuelve un monstruo y grita sin control, pero un abrazo fuerte, firme y sin hablar, lo calmará rápidamente. Los abrazos lo hacen sentir seguro, y esto ayuda a que se calme.

5. Nunca sedas ante un berrinche

Es importantísimo que enseñes a tu hijo que no logrará nada al hacer berrinches. Si por ejemplo, se pone a llorar y gritar porque no lo dejas comer un dulce, no cambies de opinión y le des el dulce cuando se haya calmado. Tu hijo dejará de hacer berrinches en la medida que entienda que no consigue nada al hacerlos.

Fuente: www.actitudfem.com


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla