Celos del pasado de mi pareja

Hablemos de los celos y, de una manera más concreta, de los celos retrospectivos o celos del pasado: la versión más dañina y destructiva para la pareja de los celos.



Los celos “habituales”

Son la reacción ante el temor a perder una relación emocionalmente significativa por la aparición de un rival o supuesto rival.

Normalmente se dirigen hacia el momento presente o hacia el futuro.

¿Puede haber celos hacia el pasado?

Sí. Se llaman “Celos retrospectivos o retroactivos”

Son los celos que se sienten por un evento pasado en la vida de una persona y que en la actualidad es tu pareja.

Es cuando juzgas de manera negativa algo del pasado de tu actual pareja, no por el evento en sí mismo, sino porque le estás agregando un elemento presente que no existía en aquel entonces (la relación romántica que hoy tienen).

El perverso razonamiento que utiliza una persona que padece de celos retrospectivos se parece a este:

    -No sentimos que seamos “gran cosa”. Nuestra autoestima (autoimagen) es pobre.

    -Nuestra vida no ha tenido ningún sentido hasta que hemos encontrado a nuestra pareja. Esto es obvio: nos encontrábamos mal porque no nos queríamos y ahora que tenemos a nuestra pareja, nos damos cuenta de que nuestra vida tiene sentido: antes no.

    -Todo lo que hemos vivido ha sido malo y no lo hemos disfrutado.

    -En definitiva, tal y como hemos dicho, sentimos que sólo hemos sido felices desde el momento en que hemos conocido a nuestra pareja.

Según lo anterior, dado que sólo somos felices desde el momento en que la hemos conocido (porque nuestra vida antes era algo terrible) y además pensamos que nuestra pareja es “nuestra” (nos pertenece), nos da rabia (es decir, sentimos celos) de lo que nuestra pareja haya hecho durante el pasado en el que no nos conocía.

¿Cómo se manifiestan estos celos?

A diferencia de los celos habituales en donde la persona acosa, espía o reclama, en los celos retroactivos lo que más vemos es:

Enojo pasivo que se manifiesta muchas veces con un silencio o actitud hostil sin razón aparente. (se suele negar que algo pasa porque el propio celoso reconoce que no hay mucha materia real de reclamo)

Tristeza por no sentirse capaz de igualar o superar a aquellas personas o circunstancias del pasado.

Resentimiento irracional hacia la pareja, por haber tenido esas vivencias y no “esperar” a que ambos se conocieran para tenerlas juntos.

Molestia evidente cada vez que hablas o cuentas de algo grato de tu pasado. Tu pareja te puede decir cosas como “ya párale” o “si tanto extrañas a tu Ex por qué no vas y lo buscas”

¿Por qué son tan dañinos estos celos?

Porque por definición son patológicos y altamente posesivos

De alguna manera la persona que los experimenta siente un derecho de propiedad sobre la persona que dice amar, esto incluso aún antes de que se conocieran. Es como si fuera un derecho de posesión de vida.

Un componente muy destructivo para quien los experimenta es una ansiedad irracional que atormenta constantemente. No tiene paz el que los sufre, pero no hay nada que pueda hacer con el pasado.

Aunque su deseo secreto es que pueda borrar la memoria de su pareja y empezar todas sus mejores experiencias y vivencias de cero a su lado.

Finalmente la persona vive comparándose eternamente con algo que ya no existe.

Debemos de recordar…

Hay que incrementar la calidad de nuestra autoimagen: es decir, hay que quererse más y mejor.

Debemos comprender que somos personas independientes. Todos, mientras permanecemos vivos, somos independientes intelectual y/o físicamente.

Una vez que nos queramos y comprendamos que no necesitamos gran cosa para ser realmente felices, estaremos en condiciones de desechar el falso amor y comenzar a amar de verdad.

Nos comparamos y salimos perdiendo; y esta comparación puede ser consciente o inconsciente.

Además, en este punto, nuestra mente suele jugar malas pasadas y nos repite de manera muy vívida imágenes de nuestra pareja disfrutando incesantemente con sus ex parejas.

Tendemos a exagerarlo todo abrumadoramente, creándonos a nosotros mismos un estado obsesivo y de angustia que puede desembocar en una posible depresión.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla