Errores clásicos que matan una relación



Tras consultar a un buen número de parejas que han sufrido rupturas en los últimos meses, las cuentas salen y, sí, estos son definitivamente los cinco clásicos que acaban estropeando una relación de pareja, ya sea en ciernes o consolidada:

La falta de interés por el otro puede llevar a la ruptura

1. Ir con prisas. Dos personas se conocen, salta la chispa, pasan la noche juntos y toda va de maravilla. La química es evidente, parece que se conocen de toda la vida. Pronto surge la ilusión de que son almas gemelas… Sin embargo, nada de eso es suficiente para decidir compartir la vida. Hay que esperar a que pase el tiempo para conocerse mejor. Es importante dejar que baje el fuego de la pasión para empezar a tomar decisiones. En general, da mejor resultado ir despacio y dejar que la relación evolucione.

2. Ir demasiado despacio. Una vez que la pareja ha establecido cuáles son sus intereses y aspiraciones y consideran que tienen una relación sólida, las cosas deben avanzar física y emocionalmente. Si nada sucede, es cuestión de tiempo que llegue el aburrimiento o a la falta de interés.

3. No encontrar tiempo para estar juntos. Todo el mundo tiene las horas contadas y la agenda repleta pero el único modo de demostrar que la otra persona te importa es dedicarle tiempo. Las relaciones necesitan constantes cuidados para prosperar y tu pareja debe sentir que es especial para ti, no una actividad más que tienes que agendar.

4. Pensar que todo está hecho. Recuerda los comienzos de la relación cuando te esforzabas en que esa persona se sintiera especial. Si ese sentimiento se pierde y es reemplazado por la rutina y la idea de que ya está todo hecho y tu pareja garantizada, la relación acabará haciendo aguas. Además, ninguna relación está del todo garantizada.

5. No tener vida fuera de la pareja. Una relación no debe abducir la vida de sus miembros sino complementarla y añadir felicidad y compañía. Si sacrificas tus amigos, tus hobbies y tus intereses por una relación, te metes en un agujero del que luego, si vienen mal dadas, nadie te ayudará a salir.

Ausencia de límites

En las relaciones es importante establecer límites y dejar claras qué expectativas puede tener la otra parte. Permitir demasiada intrusión en tu espacio y en tu vida erosiona la relación. Por otra parte, no dejar claro que puede o no esperar de ti tu pareja crea un limbo de temas de los que no se puede hablar o hace que la otra parte de la pareja espere demasiado o demasiado poco de la relación.

Tratar de cambiar al otro. La mayoría de las relaciones requieren un ajuste y una adaptación. Eso es parte del compromiso de ambas partes con la relación, pero eso no quiere decir pretender convertir a tu pareja en otra persona. No es realista y es una receta para el desastre.

No darle suficiente espacio a tu pareja. Ambas personas necesitan mantener su espacio aunque estén en una relación. Necesitan mantener sus amigos y parte de lo que fue su vida anterior sin que su actual pareja esté siempre presente.

Fuente: www.cositasdemujeres.com


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla