¿Qué causa insomnio en los niños?

El insomnio infantil es más frecuente de lo que se piensa, la principal causa se debe a una mala higiene del sueño.



Se estima que entre el 25-30% de las visitas al pediatra están relacionadas con algún problema ligado al sueño, y los padres pueden hacer mucho para ayudar a sus hijos a tener el sueño profundo y reparador que necesitan para crecer, vivir sanos y mantenerse bien despiertos durante el día.

El insomnio se define como la incapacidad de conciliar y mantener el sueño, o sea que también ocurre cuando una persona se despierta varias veces en la noche. Además están las parasomnias que son trastornos del comportamiento durante el sueño, donde se encuentran las pesadillas, terrores nocturnos, sonambulismo, sus causas son variadas y dependen de la etapa del sueño en que se presenten.

Cualquiera sea el trastorno las consecuencias son preocupantes. Se habla de irritabilidad, dependencia de la madre, rechazo del niño, crisis familiar, pero también de trastornos del desarrollo por la alteración en la secreción de la hormona del crecimiento. El insomnio puede aparecer producto de un shock emocional, desorden alimenticio, mala distribución ornamental en su habitación, ansiedad, viajes largos y también ocurre cuando hay problemas psicofisiológicos, en la glándula pineal e idiopáticos relacionados con los estados de sueño y vigilia.

1. Malos hábitos de sueño, como no tener un horario, cenar e irse a la cama, o mirar televisión antes de dormir. Esto suele ser muy común a determinada edad, lo peor es que los padres lo permiten sin darse cuenta que puede afectar a su pequeño el resto de la vida.

2. Enfermedades o trastornos. Cuando un pequeño padece dolores de cabeza, asma, diabetes mellitus, reflujo gastroesofágico o crisis epilépticas, se puede alterar su sueño y descanso.

3. Enuresis. Se considera que existe enuresis cuándo a los cinco años de edad no existe aún control sobre el esfínter de la vejiga. Este trastorno no sólo suele afectar su sueño, sino también su autoestima por mojar la cama.

4. Dolor. Es posiblemente una de las mayores causas de interrupción del sueño en los pequeños. Los cólicos y el dolor de oído afectan notablemente su descanso.

5. Medicamentos. Cualquier medicamento puede llegar a alterar el sueño en los niños, particularmente si son susceptibles a los antibióticos o broncodilatadores.

En el caso de los niños más grandes tienen que dormir entre 9 y 10 horas diarias, por lo que a las ocho de la noche deben estar acostados. Le puedes leer una historia, poner luz tenue, todo lo necesario para crear el ambiente para dormir y que se despierte sin problemas a las 7 de la mañana. Sin embargo, si el trastorno persiste el examen adecuado es una polisomnografía, que estudia la estructura del sueño apoyado de un encelafolograma y que en casos complejos se requiere hospitalización. Además, será importante revisar que el insomnio no sea síntoma de una depresión que podrá ir acompañada de trastornos de alimentación, baja concentración en el colegio y por tanto, un deficiente rendimiento escolar.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla