Cómo ayudar a un ser querido con diabetes

La diabetes implica cambios en la vida, no sólo de quien fue diagnosticado, sino de sus familiares y seres queridos.



Cuando un ser querido es diagnosticado con diabetes, la noticia no es un “golpe emocional” sólo para la persona implicada. Lo es también para quienes aman a esa persona y viven con ella. Por eso, aunque en primera instancia la responsabilidad de controlar la diabetes y hacer cambios en la vida diaria es de la persona diabética, quienes lo rodean son fichas indispensables en el juego de ajustes y cambios que trae consigo un diagnóstico de diabetes.

La dieta, los horarios de la comida, los cambios de temperamento, los medicamentos, las citas médicas y muchas otras incidencias también pasan a ser parte de tu vida, aunque no tengas diabetes. ¿Qué puedes hacer para ayudar a una persona con diabetes?

Es hora de que también tú aprendas al máximo sobre aspectos como de qué manera se manifiesta la diabetes en el cuerpo, cuál es su tratamiento y cuáles son los cambios en la alimentación y el estilo de vida que se requieren para controlar la diabetes. Debes también aprender a identificar “signos de alerta” que te pueden indicar que la persona tiene los niveles de glucosa en la sangre muy bajos (hipoglucemia) o muy altos (hiperglucemia) y qué hacer cuando se presentan.

La persona diabética puede sufrir de ansiedad, depresión y miedo. Pero tú también debes prestar atención a tu salud emocional. Por ser la persona “encargada” de velar por la salud del diabético, también tú puedes sentirte con demasiada carga que genera estrés y puede afectar tu salud mental y física.

Adopten hábitos saludables. Para controlar mejor los niveles de glucosa en sangre es necesario mantenerse físicamente activo y limitar el consumo de alimentos o bebidas con grandes cantidades de azúcar como galletas, pasteles o refrescos. Puedes ayudar a la persona con diabetes si le ofreces acompañarla a correr por las mañanas, o a acudir al gimnasio; también pueden hacer “equipo” para realizar la compra de ingredientes que requiere una dieta para controlar la diabetes y, si comes o vives con esta persona, consume los mismos alimentos.

Ayuda, pero sin exagerar. Aunque tus intenciones sean apoyar a tu hermano(a) o amigo(a) en el apego al tratamiento con diabetes, evita adoptar un papel paternal cuando veas que no consume los alimentos recomendados o ha faltado a algunas revisiones médicas. A nadie (sobre todo si se trata de un adulto) le gusta que le recuerden a cada instante lo que “debe” hacer.

Ayúdale a elegir alimentos saludables. Cuando piensan en lo difícil que puede ser elegir los platillos más adecuados para cumplir con el autocontrol en diabetes en cualquier restaurante, los afectados prefieren no acudir a ellos. Si quieres mostrar tu apoyo, puedes hacer un listado de los establecimientos que ofrecen menú para personas con diabetes e invitar a tu familiar o amiga(o) como una forma de celebrar su amistad y sus logros en materia de autocontrol en diabetes.

Respeta los cambios de humor en personas con diabetes. Los estudios demuestran que la depresión por diabetes es frecuente, sobre todo por el estrés que supone el control diario de la enfermedad. Si percibes que tu familiar o amiga(o) se muestra cansada(o), irritable o ansiosa(o), se despierta antes de lo habitual, tiene problemas para conciliar el sueño y ha perdido energía, sugiérele que hable con su médico y busque ayuda. Debes comprender que posiblemente la enfermedad lo ha llevado a sentirse aislada(o), por lo que tu ayuda para superar esta situación será vital para su salud.

El éxito del control de la diabetes se centra en el equilibrio entre los medicamentos que la persona toma, sus alimentos y la cantidad de ejercicio que hace; sin embargo, el apoyo de la gente que le rodea también constituye un pilar para el tratamiento. Recuerda que cuando enfrentamos un problema de salud de la mano de amigos y seres queridos, el pronóstico suele ser mucho más alentador.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla