Consejos para usar la secadora de cabello.

Secarse el cabello como en la estética no es tan difícil puedes conseguir estos resultados siguiendo estos consejos y trucos de los profesionales.



Aunque nos parezca mentira el secador de pelo no es algo novedoso, es más, se inventó en los años 20 y desde entonces es un instrumento de belleza básico para cualquier mujer.

Como sabes el abuso del secador puede resultar muy perjudicial para nuestra melena. Lo ideal es secarlo al natural, pero durante el invierno algunas veces por el frío y otras por el estrés del día a día nos suele dar pereza dejarlo secar al aire.

Por ello es súper importante contar con un buen secador para proteger nuestro pelo. En el mercado podremos encontrar secadores de todo tipo, desde los más pequeños de viaje a secadores profesionales de mucha potencia. Las necesidades de cada tipo de cabello marcarán el tipo de secador que necesitamos, así como el uso que debemos darle.

Si secas durante mucho rato tu cabello o utilizas una temperatura demasiado elevada puedes dañar la estructura del pelo que puede secarse, acabar con las puntas abiertas o irritar el cuero cabelludo.

Secarse el pelo fácilmente

Estos utensilios te ayudarán a secarte el pelo con seguridad y correctamente: spray protector de calor, cepillo plano, boquilla para concentrar el aire y pinza de pelo grande.

Siempre que sea posible evita utilizar la máxima temperatura del secador. Sabrás que la temperatura es la adecuada si te das aire en la palma de la mano y notas una temperatura agradable.

¡Mantén las distancias! Mantén el secador a unos 20 centímetros de tu cabello.

Si tu cabello es muy fino debes mantener baja la potencia de aire del secador. De otro modo acabarías enredando tu cabello.

Seca cada mechón desde las raíces hasta las puntas. Esta técnica alisa la cutícula capilar y hace que el cabello se vea más sano, brillante y protegido. para conseguir los mejores resultados.

Para no aplicar calor durante mucho rato en el mismo punto mantén en movimiento el secador. Te recomendamos dividir tu cabello en varias partes y sujetarlas con pinzas o pasadores. Seca tu cabello empezando por el cuello y ves subiendo hasta la altura de la coronilla para no dar calor varias veces en el mismo punto.

La mayoría de nosotras vamos con prisas por la mañana. Si quieres ir más rápida secándote el pelo aumenta la intensidad del aire pero no subas la temperatura.

Utiliza siempre un spray protector de calor. Este producto previene el daño que puede causar el calor del secador.

Intenta no secarte el pelo inmediatamente después de lavarlo. Lo ideal es recoger tu cabello con una toalla como si fuese un turbante y dejar que se seque durante unos 15 minutos. Ahorrarás esfuerzo y reducirás el tiempo de exposición al calor del secador.

Utilizar una boquilla que concentra el aire te ayudará a dirigir toda la intensidad del aire hacia el mechón de pelo por el que estás pasando el cepillo.

Mientras te secas el pelo, date un breve soplo de aire frío. Este paso aporta más elasticidad al cabello.

Cómo elegir el secador perfecto

Si estás pensando en comprarte un secador nuevo te darás cuenta de que los secadores se clasifican en Pro o profesional para las gamas más altas y potentes, domésticos o personales para las gamas medias, con opciones básicas, y compactos o de viaje para los portátiles.

La potencia es la capacidad que tiene el secador para generar aire y calor. Normalmente podremos encontrarlos entre los 1000 y los 2500 vatios de media. Lo mejor es elegir un secador que ofrezca una mayor potencia, ya que secará el pelo más rápido, pero que además disponga de controles para seleccionar adecuadamente el nivel de calor y el flujo de aire. Fíjate en que tengan varios modos de calor y de velocidad. Los más potentes tienen como mínimo 3 niveles de calor y 2 de flujo de aire.

A la larga los secadores más potentes también son los que más durabilidad ofrecen. Ya que están pensados para salones de belleza y peluquerías en los que sus elementos (en especial las resistencias) deben aguantar mucho tiempo emitiendo grandes cantidades de calor.

Con el objetivo de proteger nuestro cabello los secadores más modernos apuestan cada vez más por innovaciones como la tecnología iónica. Llamada así porque los secadores iónicos emiten iones negativos para contrarrestar los positivos del cabello. Así se evita el temido encrespamiento del cabello y la electricidad estática y ayudan a que el pelo se seque más rápido


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla