¿Eres Miss Estrés? Cómo lo vive tu hijo



Para algunos es un motivador: la adrenalina constante los lleva a la acción y a perseguir mejores resultados; no sólo saben lidiar con altos niveles, sino que llegan a disfrutarlo como parte del reto, pero no todo el mundo funciona así. Muchos se sienten jaloneados por los niveles de estrés que enfrentan, sean éstos altos o bajos en opinión de los demás. Así que, cuando hablamos de personas estresadas, nos referimos a la gente que se siente abrumada por la carrera contra el tiempo que enfrenta en el día a día.

El efecto que causa en la persona vivir de forma estresada, se ha estudiado ampliamente, pero si quien lo vive es una mamá, ¿qué consecuencias tiene en el desarrollo y la conducta de sus hijos?

Tres “estreses”

Has podido notar que los bebés captan mucha información del mundo que los rodea y aprenden de forma muy acelerada. Lo que tal vez no sepas es que también aprenden de las emociones de los otros, especialmente de sus papás: reflejan sus sentimientos y de esta manera van perfeccionando los propios. No es raro encontrar familias en las que cuando la mamá está tranquila y contenta, todos lo están pero cuando no, todo se afecta.

La Dra. Sarah A. Keim, pediatra norteamericana, señala que no siempre es dañino; existen diversos tipos de acuerdo con la intensidad de la reacción de la persona:

    Positivo: llega ante situaciones que causan un nivel bajo de ansiedad, como conocer gente nueva, acudir a una entrevista de trabajo o anticipar el dolor de una inyección.
    Tolerable: frente a eventos más intensos pero manejables como la muerte de un familiar o la pérdida de un trabajo.
    Tóxico: se refiere a experiencias más intensas que se prolongan durante mucho tiempo, como el abuso o el abandono.

    De acuerdo con la Dra. Kleim, éste último es el que causa daño: si un bebé es expuesto de manera prolongada al estrés tóxico de su mamá, también puede sentirse así todo el tiempo. Por otro lado, se ha encontrado un efecto negativo del estrés de las mujeres embarazadas sobre el desarrollo de sus hijos.

    Esto es serio

    En estudios llevados a cabo con animales se ha demostrado que el estrés prenatal afecta las funciones y el comportamiento del feto. En humanos, se ha encontrado que las embarazadas con altos niveles de estrés y ansiedad tienen un mayor riesgo de:

      -Aborto espontáneo
      -Parto prematuro
      -Tener un bebé con malformaciones o con retraso en el desarrollo

    Además, el exceso de estrés puede afectar la forma de cuidar a un niño. Todos tenemos estrés. La diferencia está en cómo reaccionamos ante él y es justo lo que tu hijo aprenderá de ti. Así que si el estrés te rebasa y saca de control, busca ayuda profesional.

    Fuente: www.bbmundo.com


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla