Hábitos nocturnos que arruinan tu piel



Hay hábitos nocturnos que probablemente cometes todos los días y no tenías ni idea que arruinan tu piel, provocando envejecimiento prematuro. ¡Entérate de cuáles son y a partir de hoy evítalos a toda costa!

1. No lavarte la cara
Ya sabemos que es la regla de oro. No importa qué tan cansada estés, siempre lávate la cara y desmaquíllate, de no hacerlo, tus poros estarán tapados por el producto, por lo tanto pueden salirte granos al día siguiente o peor aún, líneas de expresión a corto plazo.

2. Cenar muy pesado
Recuerda que mientras estamos durmiendo, las funciones vitales van disminuyendo, por lo tanto la digestión se vuelve más lenta y pesada. Lo ideal es cenar dos o tres horas antes de acosarte e ingerir alimentos ligeros, poco calóricos y fáciles de asimilar por el cuerpo. Si lo haces, dormirás mejor y evitarás que el sistema guarde por la noche eso que sobra de la cena y no necesita.

3. No dormir mínimo 7 horas al día
Recuerda que mientras duermes, tu cuerpo se recupera físicamente, esto implica que la piel esté mejor y se regenere. Las personas adultas necesitan al menos 7 horas diarias de sueño, pero si te sientes más cansada de lo normal o con falta de energía, intenta descansar 8, no menos.

4. Tomar alcohol en exceso
Una o dos copas de vino antes de acostarte son buenísimas para relajarte, pero abusar de cualquier bebida alcohólica solo provocará que no llegues a la etapa más profunda de sueño, lo que significa que no descansarás al 100% y por lo tanto, tu piel no se recuperará por la noche. Intenta no cenar con vino y (obviamente) no salir de fiesta cada fin de semana porque tu dermis se verá cansada y sin luminosidad.

5. Tu almohada
¿Sabías que no usar fundas de seda puede causar arrugas prematuras? Esto es porque al estar acostada, aplastas tu cara. Los expertos recomiendan dormirte boca arriba para evitar el contacto y amanecer con la piel más fresca, joven y descansada. Si de plano esta postura no es tu favorita y se te hace incómoda, te recomendamos cambiar tu juego de sábanas y almohadas por un material más delicado.

6. Estrés
La ciencia ha descubierto que el estrés causa serios daños a las células, lo que provoca que envejezcas más rápidos. No dejes que las preocupaciones del trabajo o la escuela te abrumen tanto, recuerda que la mayoría de las cosas tienen solución así que relájate y descansa una vez que haya terminado tu jornada laboral.

7. Irte a dormir enojada
Por nada del mundo vayas a acostarte a la cama si estás enojada o te sientes afligida por algo. Aprender a dejar ir las cosas y perdonar te dará una mejor calidad de vida, además dejarás de fruncir el ceño, por lo tanto no se te arrugará la piel. Los beneficios de poner esto en práctica es evitar la depresión, estrés y ansiedad.

Fuente: www.quien.com


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla