Lo que no sabías sobre llevar a tu hijo en brazos.



Todas las que son madres seguramente habrán recibido el clásico comentario “no lo tomes tanto en brazos porque se va mal acostumbrar”. Pero lo cierto es que nuevos estudios aseguran que la cercanía de los niños con sus padres es fundamental para su buen desarrollo.

En esta línea, el porteo es una excelente forma de brindar la seguridad y los estímulos que enriquecen el desarrollo neurobiológico de tu bebé, ya que todos sus sentidos se activan cuando lo cargas en brazos.

Además, es una “ocasión estupenda para ir pegadito a la mamá o al papá, escuchar el latido de su corazón, sentirse seguro y protegido”, indican Varinia Signorelli, psicóloga.

Por eso, para que aprendas más de qué se trata el porteo, cuáles son sus beneficios, y qué alternativas existen para que te unas a la tendencia, recopilamos los mejores datos. Así, te puedes sumar, cómo nosotras, a la celebración de la Semana Internacional de la Crianza en Brazos, una instancia que este año festeja bajo el lema de “El mejor lugar”. ¡Toma nota!

¿Por qué portear?

Para Varinia, “el recién nacido pasa abrupta-mente de un ambiente mamá a uno vacío, sin ella: el hecho de poder estar en contacto piel con piel con su madre genera un sentimiento de tranquilidad que promueve un adecuado ambiente para su desarrollo”.

Por eso, intentar que tú bebé esté lo más cerca posible de tu cuerpo, no sólo la ayuda a replicar un entorno lo más parecido a tu vientre sino que, además, le permite desarrollar la vista, el olfato, el tacto y la audición de mejor manera.

“Los bebés que son porteados lloran menos, se sienten más seguros, se refuerza el vínculo entre el niño y los padres, y se afianza la lactancia materna, porque se le ofrece más veces el pecho”, agregan en la web Aupabambino.com.

Los beneficios de tener a tu bebé cerca

La psicóloga Varinia Signorelli, señala que “los brazos de la madre o de quién me quiere son el mejor lugar para crecer y mantenernos seguros cuando somos niños. Esta seguridad deja una base sólida para los movimientos que deba realizar en el medio en el que se desenvuelven los niños. Es decir, mientras más cerca del cuerpo de la madre hayamos estado cuando bebé, más seguros estaremos de desenvolvernos en la vida cotidiana a medida que vamos creciendo”.

Otros beneficios que nos entrega la experta sobre esta tendencia son:

  • Los niños lloran menos.
  • Las manos están libres para quien portea (lo cual facilita las tareas cuando tenemos más de un hijo o muchas actividades que realizar).
  • Alivio de cólicos y menos reflujo.
  • Aumenta la producción de leche materna.
  • Alivia el dolor de espalda.
  • Mejora el desarrollo físico: el bebe duerme mejor, desarrolla de forma adecuada sus caderas, columna y cráneo; regula su temperatura corporal, ritmo cardíaco y respiratorio.
  • Promueve un adecuado desarrollo emocional: socializa e integra al medio que lo rodea. El bebé se siente más seguro de la satisfacción de sus necesidades, fortaleciendo el vínculo afectivo.
  • Ayuda a generar endorfinas y oxitocina, que provocan sensación de bienestar.

Consejos para un mejor porteo

“Si tu bebé queda bien posicionada en el porta-bebé notarás que su columna se encuentra curvada y bien apoyada, las caderas y las rodillas dobladas en más de 90° y las piernas abiertas (posición de ranita). No debe estar enrollada de tal manera que el mentón toque su pecho y, en bebés pequeños que aún no tienen buen control de cabeza, el porta-bebé debe entregar el apoyo completo a ésta”, aconsejan en la web de Chile Crece Contigo.

Además, sus especialistas advierten que no uses ningún tipo de porta-bebé con tu bebé mirando hacia el frente. “Esta posición es anatómicamente inadecuada para la espalda y piernas de tu hijo o hija, le sobre estimula y dificulta su descanso”.

Los niños y niñas necesitan ver el rostro del papá o la mamá para orientarse y calmarse.

Otros consejos que entregan son:

  • Elige el tipo de porta-bebé que te sea más fácil de usar y que te quede cómodo. Si te duele la espalda, es posible que esté o muy apretado o con el tejido torcido.
  • Asegúrate de que tu bebé pueda respirar en todo momento, su nariz siempre deje estar despejada. Además, evita que su mentón le toque el torso.
  • No saltes, corras ni hagas movimientos bruscos con tu bebé en brazos.
  • No uses el porta-bebé en el auto o en una bicicleta. Para eso existen sillas especiales.
  • Protege a tu bebé del sol, siempre aplicándole un protector solar adecuado a su edad.

Elige el más cómodo

Existen distintos tipos de productos para trasladar a tu bebé de un lado a otro. Elije cuál es el estilo que más te acomoda para tener a tu bebé cerca y protegido.

Fuente: www.biut.com


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla