Señales que indican que vives en plenitud.

Es muy fácil perder el piso en la realidad y darnos cuenta de lo bien que va nuestra vida. Normalmente se piensa que las cosas eran mejor en el pasado, pero ¿es esto verdad? Descubre las señales que indican que tu vida va por buen camino.



Ponte a analizar tu vida… ¿te has dado cuenta de que has aprendido de los errores cometidos en el pasado? si la respuesta es sí, ¡muchas felicidades! Vas por excelente camino.

 

Ya no te comparas con los demás

Puede que de vez en cuando sientas la tentación de hacerlo, pero siempre te detienes y te recuerdas que todos tenemos nuestro propio camino y que está bien que sea así.

Comprendes que todo tiene su belleza propia

Todas las personas, todos los objetos, todas las situaciones y todas las enseñanzas. Estás en ese punto en el que tú has comenzado a definir los conceptos en tu vida y no dejas que los demás te digan que es bello, que vale la pena y que no.

Aceptas a los demás tal y como son

No intentas cambiar a nadie, ni siquiera a tus más cercanos, ni siquiera a esas personas que tienen el mayor impacto sobre ti. Los aceptas como son porque sientes que esta es una forma de demostrarles tu amor.

Sabes que en toda dificultad se esconde una oportunidad

No siempre fue tan evidente, pero has llegado al punto de darte cuenta que cada vez que te enfrentas a un obstáculo te vuelves más fuerte y aprendes cosas que antes no sabías.

Te tratas con amor y respeto

Atrás quedaron los años en los que una y otra vez te repetías que tenías que ser ‘más así’ o ‘menos tal cosa’. Gran parte de estar en paz contigo misma en el presente tiene que ver con aceptarte tal y como eres.

Las expectativas ya no te esclavizan como antes

Ya no esperas que todo salga tal y como lo imaginabas. En vez de eso, lo ves como una posibilidad continua de sorprenderte todos los días con la magia de la vida.

Tu propia felicidad es lo más importante

Sabes que para hacer a los demás felices y para transmitir este bello sentimiento primero tienes que ser feliz tú misma. Es por eso que cuidas de ti misma y te preocupas de tus necesidades emocionales.

Te sientes agradecida de todo lo que tienes en tu vida

Las posibilidades, las oportunidades, tus amigos, tu familia, la gente que te ama. Has llegado a ese punto en tu vida en el que todo tiene un poco más de sentido que antes.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla