Come helado sin culpas.

Un helado de crema con baño de chocolate, crema y chips puede llegar a tener más de 700 calorías. Te decimos como disfrutar sin comer calorías de más.



El helado ya se ha transformado en un postre ideal para todo tipo de ocasiones y temperaturas, convirtiéndose en el alimento escogido.

En este caso, comer demasiado helado provoca aumento de peso, dado que una bolita de helado de crema tiene 130 calorías aproximadamente. A esto se suma los frutos secos que usualmente contienen este tipo de alimentos, por lo que hay que sumar 50 calorías más.

La adición de crema, salsas de chocolate, manjar, caramelo y chips puede valorarse calóricamente en un rango que va entre 60 a unas 200 calorías extra. El barquillo, dependiendo del tipo y tamaño, puede aportar otras 60 calorías. Y un mal helado puede aportar, en azúcares y grasas, unas 700 calorías, sin mencionar que existen porciones extra grandes, donde se podría fácilmente duplicar dicho valor calórico.

¿UN HELADO LIGHT, BAJO EN GRASA, ES MEJOR QUE EL COMÚN?

Las opciones “light ” generalmente contienen más azúcar para compensar la falta de grasa natural, ya que como este macronutriente proporciona mucho sabor y textura, la industria reemplaza la pérdida lipídica sumando edulcorante y más azúcar, que por cierto no es ni orgánica ni integral, sino una combinación de jarabe de glucosa y sacarosa, letal para la estabilidad glucémica del cuerpo.

Ni la grasa saturada del helado crema, ni el azúcar simple añadido de la opción “light”, ni el edulcorante no nutritivo artificial, son alternativas saludables.

En caso de que estés realizando un régimen optá por un gusto al agua en vez de aquel que contenga crema.

Evite añadir crema, salsas, chocolate, chips y barquillo, puesto que todo eso convierte a un helado en una verdadera bomba calórica, que no solo tendrá prontas repercusiones en el peso corporal, sino que también influirá en los mecanismos de regulación metabólica.

Intente combinar el helado de vainilla dietético con bebidas libres de grasa y azúcar.

Con el café helado, hecho con leche descremada y endulzante, sentirá el placer del hielo combinado con sabores de distinta intensidad, sin necesariamente consumir un gran aporte calórico.

Se recomienda tomar helado durante el día y evitarlo de noche, ya que así habrá tiempo para ayudar a eliminar las calorías extra consumidas.

También se puede consumir helado justo después de realizar un ejercicio de gran intensidad, ya que el azúcar del helado permitirá nivelar la glicemia sin dirigirse a los depósitos grasos.

No es aconsejable tomar un helado en la noche, a menos que tenga una salida nocturna que implique gasto energético, como el running.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla