Consejos para mejorar tu trabajo



Una competencia se lleva a cabo todos los días en las diferentes fuentes de trabajo, todos queremos destacarnos como empleados, todos queremos recibir elogios, demostrar nuestras habilidades, demostrar nuestra inteligencia y al mismo tiempo ascender en la estructura de la organización a la cual pertenecemos.

Todo este escenario es muy estresante y agotador, influyendo directamente en nuestro rendimiento de trabajo, pudiendo afectar a nuestro futuro en la empresa

A continuación comparto 10 consejos para mejorar nuestro trabajo y cumplir nuestras metas como empleados.

Organiza tú correo electrónico.

Todos los días nos encontramos con una avalancha de correos electrónicos, y si añadimos los mensajes provenientes de las redes sociales, puede quitarnos mucho tiempo revisar nuestros buzones de correo.

Debemos crear un sistema de priorización, responder los temas urgentes, responder las solicitudes cortas con rapidez, eliminar el correo basura y colocar los asuntos de menor importancia en una lista de tareas pendientes.

Revisa tu bandeja de entrada una vez cada hora, de este modo no se acumularan tus mensajes y podrás responder aquellos que sean urgentes.

Una tarea a la vez.

En 2009 un grupo de investigadores de Stanford publicó un estudio que demostró que las personas que realizan varias actividades a la vez tienen un nivel de productividad menor, al de las personas que se concentran en una sola tarea.

No mantengas varias conversaciones por correo electrónico a la vez, no respondas los mensajes sociales que se envían a tu celular mientras trabajas, no visites páginas web de ocio en horas de trabajo.

¡Concéntrate en las actividades de tu oficina!

Piensa como tu Jefe.

Descubre ¿Qué es lo que quiere tu jefe de un empleado?

La asignación de un superior es algo en lo que generalmente no podemos influir, lo único queda es adaptarse y crear una
relación sana con el superior asignado.

La mejor forma de entender a un superior es llegar a entender la forma en que piensa. El primer paso es conocerlo mediante algunas preguntas que nos ayudarán a construir la imagen de la personalidad de nuestro jefe. Preguntas como:

  • ¿Cuál fue su cargo en su anterior trabajo?
  • ¿Cuáles son sus aspiraciones profesionales?
  • ¿Es jefe de familia?
  • ¿Cuántos hijos tiene?
  • ¿Le gusta realizar deportes?

Y otras preguntas que le parezcan relativas al objetivo.

Una vez que hayas conocido mejor a tu jefe, podrás alinear algunas actitudes tuyas con los hábitos y valores de tu superior.
Por ejemplo: Si tu jefe es un deportista, tendrás que abstenerte de fumar cerca al trabajo. Si tu jefe tiene un niño de 5 años y tu también tienes hijos de esa edad, tendrá varios temas para iniciar una conversación.

Forja relaciones solidas con tus compañeros de trabajo.

Las empresas por más pequeñas que sean, pueden llegar a ser lugares muy políticos, es decir, conocer y crear lazos con las personas incorrectas, puede llegar a ser determinante al momento de crear una carrera en tu trabajo.

Busca alianzas con gente que pueda ayudarte, incluyendo a los empleados que han estado allí por mucho tiempo y aquellos que no hayan sido tomados en cuenta por los demás.

Busca personas no solo en tu área o departamento, visita contabilidad, recursos humanos, personal del departamento de tecnologías de información, incluso guardias de seguridad y personal de limpieza.

Crea lazos sólidos con personas que te respalden.

Escucha.

Escucha a tu jefe, presta atención a tus compañeros de trabajo, concéntrate en lo que dice tu subordinado, abre los oídos a los empleados que tengan más años en la empresa.

Escuchando con atención a lo que dicen los demás, puedes llegar a ser más útil que aquellos compañeros que no paran de hablar, incluso escuchando a las personas de tu entorno, puedes lograr un mayor aprecio de tus compañeros.

Llega temprano a tu trabajo.

Llegar 15 minutos antes puede hacer la diferencia entre un día malo o bueno en el trabajo. Si puedes llegar temprano, obtendrás una ventaja para adelantar las tareas del día. Incluso puedes recompensarte con un almuerzo más largo o irte temprano a casa.

Investiga antes de realizar una tarea.

Si ya sabes cuál será la siguiente tarea que se te encomendará, investiga todo lo que puedas sobre esta actividad. Busca en el internet, lee libros relacionados, revisa tus antiguos apuntes universitarios, pregunta a tus compañeros de trabajo que hayan realizado esta tarea antes.

De este modo cuando te presentes ante su jefe, demostrarás preparación, realizaras preguntas importantes para cumplir con la tarea y no harás perder el tiempo de tu jefe tratando de entender las bases de la actividad.

El estudio nunca termina.

Nunca dejes de actualizarte. Estate al tanto de cursos, seminarios, programas de postgrado, programas de entrenamiento y charlas informativas sobre tu especialidad.

Nunca dejes de leer un libro, leer el periódico, escuchar en la radio programas de debate, ver documentales de historia, de ciencia, tecnología y finanzas. Tómate un café con amigos bajo el pretexto de charlar sobre filosofía y economía.

No pienses que la experiencia laboral lo es todo en la formación de un experto, si bien es importante, comprende solo una parte de nuestro perfil profesional.

 

“El único medio de evolucionar nuestro criterio y pensamiento es a través del conocimiento”

 

Se humilde

Nunca arrojes a la cara de tus compañeros tus logros y tus títulos. A nadie le gustan las personas que hablan y exageran de sus propios triunfos.

Manten siempre un perfil bajo, si tu cuentas con un certificado de reconocimiento como: “El mejor alumno de la universidad”, es más sabio de tu parte, dejar que tus compañeros se enteren por cuenta propia.

 

“El mejor elogio es el ganado por acción propia y no por la imposición de un titulo”

 

Recarga combustible.

Los fines de semana son para descansar, trata de desconectarte totalmente de tu trabajo, deja a un lado tu correo electrónico, deja de pensar en los próximos proyectos, trata de no contestar las llamadas de trabajo.

Realiza actividades con la familia, sal con tu mascota a caminar, realiza deportes, ve al cine, sal con tus amigos a cenar, lee un libro, asiste a una obra de teatro, escucha un concierto, encuentra la mejor forma para quitarte el estrés acumulado por el trabajo.

Fuente: www.emprendices.com


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla


Marisol