Hilos tensores: ¿qué son y para qué sirven?

Cuando los años van pasando, no podemos evitar que nuestra piel pierda tirantez. Los hilos tensores, nos dan una segunda oportunidad. ¿Qué son y para qué sirven?



Aunque reciben varios nombres y en ocasiones hacen referencia a productos y tratamientos ligeramente diferentes, los hilos tensores de cara responden todos a la misma y revolucionaria idea: son pequeños hilos de polidioxanona que tensan la piel del rostro, realzándolo y combatiendo la flacidez. En este artículo te contamos más sobre estos hilos, a los que también se les llama “hilos mágico” por los sorprendentes resultados que proporcionan.

Previamente a la intervención, se debe evaluar con el profesional las posibilidades y los distintos tratamientos estéticos que podrían solucionar nuestros problemas. En el caso de que finalmente optemos por un tratamiento con hilos tensores, debemos conocer cuáles son los resultados esperados, y la técnica que se seguirá. Es posible que el profesional marque en nuestro rostro previamente a la intervención los distintos hilos que va a colocar y de que forma, con el fin de evitar equivocaciones en la aplicación definitiva.

Los hilos tensores se caracterizan por un tratamiento rápido, seguro y eficaz. Su duración media no suele superar los 30 minutos, dependerá sobre todo de cuantos hilos sean necesarios colocar en cada caso, y de la complicación de la zona para el acceso del especialista.

Se realizará con anestesia local, luego otras de las ventajas comparado con otros tratamientos estéticos es que no es necesario anestesia general, además de resultar mucho menos invasivo.

El tratamiento será realizado por un especialista, y tras haber aplicado la anestesia, se comenzará a introducir en la zona unas agujas de tamaño específico para este tratamiento, que servirán de guía para los hilos de polidioxanona. Una vez retiradas las agujas, los hilos permanecerán en la zona tratada, provocando un efecto tensor, y reactivando la producción natural de colágeno.

 

Una vez finalice el tratamiento, no es necesario la hospitalización, y el paciente se marchará por su propio pie, eso si, con un rostro rejuvenecido.

 

Pero además los hilos mágicos también sirven para combatir la flacidez en ciertas partes del cuerpo: la cara interna de los muslos y de los brazos, los glúteos, el abdomen e incluso el pecho.

Sus principales ventajas son:

  • Producen una mejoría inmediata de la flacidez, sin tener que someterse a una cirugía.
  • Es un procedimiento seguro, sencillo, rápido, sin incisiones y sin riesgos.
  • Sus resultados son naturales.
  • Es un procedimiento corto: basta una sesión de entre 30-60 minutos para ver los primeros efectos.
  • Son efectivos para corregir la flacidez del rostro y también de ciertas partes del cuerpo como los brazos, los muslos, el abdomen, los glúteos y el pecho.
  • Son compatibles con otras técnicas de rejuvenecimiento como el bótox, las vitaminas, la radiofrecuencia, etc.

Desventajas de los hilos tensores:

  • Su principal desventaja es que los efectos no son permanentes ni mucho menos, van desapareciendo poco a poco y su duración es mucho más corta que la de los resultados de un lifting convencional.
  • Pueden producirse asimetrías en el caso de que el profesional no esté debidamente cualificado o no se coloquen de la forma adecuada.
  • En raras ocasiones, pero puede ocurrir, un hilo puede romperse, lo que provocaría que el tratamiento fuese fallido, y nuestro rostro sufriese las consecuencias, en este caso deberíamos acudir de nuevo al profesional que realizó el mismo.

En definitiva, encontramos un tratamiento rejuvenecedor, adecuado para el corto-medio plazo como son los hilos tensores, que nos ofrecen una gran posibilidad si no queremos acudir a la cirugía común. Además podemos adaptar esta técnica a la zona que queramos, pues no se necesita de un proceso demasiado complicado, y podremos decantarnos por este tipo de técnica si queremos hacernos un “pequeño retoque”.

El precio de los hilos tensores varía en función de la zona del cuerpo o del rostro donde se aplican, así como del tipo de hilo. si decides someterte a esta técnica de rejuvenicimiento, nuestra recomendación es que te pongas en manos de un buen profesional para conseguir los efectos deseados.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla


Sharon