Mejora tus recetas de pasta para tus pequeños.

Salvo raras excepciones, a todos los niños les gusta la pasta. Y con estas recetas, el tuyo se chupará los dedos. Pero sobre todo te decimo de que manera nutritiva consumirla.



La pasta que tanto gusta a los niños: qué les aporta y cómo prepararla para que sea más apetecible y aún más sana.
Hablar de pasta es hablar de harina de trigo en su inmensa mayoría. La pasta seca que compramos en el supermercado suele ser de harina de trigo, puede que a veces compremos la que lleva además huevo o incluso a la que se le han añadido verduras en su composición.

Si damos la vuelta al paquete y leemos la cantidad de verdura que lleva lo mismo nos da la risa o directamente, volvemos a dejar el paquete en la estantería.

Una de las actividades más entretenidas que podemos hacer en casa con nuestros hijos es preparar pasta casera. No puede ser más sencillo y hay una tremenda diferencia entre el sabor de la pasta seca comprada y el de la pasta fresca hecha por nosotros mismos, con el añadido de que además a la pasta hecha en casa se le puede añadir especias o salsas para hacerla aún más original. A partir de la receta base, las posibilidades son infinitas, lo que nos pida nuestro paladar.

Si podemos, ya que nos metemos en harina para hacer nuestra propia pasta, sería muy bueno elegir harina integral o lo que es lo mismo: carbohidratos complejos, de asimilación lenta que aportan vitaminas y minerales que el cuerpo va absorbiendo poco a poco y que son mucho más sanos para toda la familia, mayores y pequeños.

Los carbohidratos son imprescindibles para el día a día sobre todo de los niños, que tienen actividad física en el colegio, que después practican algún deporte, que no dejan de crecer a cada minuto y que además tienen una actividad intelectual continua y constante. Los carbohidratos les aportan la energía imprescindible para todo ello y si son integrales aún más porque se suman vitaminas y aminoácidos que se encuentran en la cáscara del grano.

Una vez que hemos ido introduciendo la pasta elaborada con harina integral en nuestra alimentación, podemos empezar a acompañarla de otros ingredientes más allá del tomate o la carne picada de la tradicional salsa boloñesa que están buenísimos pero que pueden llegar a ser un poco aburridos si son nuestra única opción.

La pasta con verduras es una opción sana y deliciosa, como fetuccini con calabacines y tomates secos que están para chuparse los dedos.

También podemos añadirle frutos secos a una receta de pasta como esta que lleva pesto rojo y nueces, hay que tener cuidado si nuestros hijos son demasiado pequeños para los frutos secos antes de ofrecerles una receta como esta.

¿Y algo de pescado o marisco para variar? El atún siempre es un compañero ideal para la pasta y si además añadimos algunas verduras es aún más delicioso o por supuesto, las almejas le dan un sabor especial a unos espaguetis con salsa verde.
Aceitunas negras y anchoas son dos de los ingredientes principales de esta receta de pasta también deliciosa.

Para paladares más aventureros la salsa picante de aguacate puede ser un desafío o estos otros ravioli tartufo para una comida diferente en familia o incluso unos espaguetis con coliflor y un toque picante que tendremos que medir mucho, dependiendo de los comensales porque no a todos los niños les gusta el sabor picante.

Los deliciosos espaguetis carbonara los de verdad, los que no llevan nata sino huevo batido, son un must en casa y son tan fáciles de preparar que no da nada de pereza.

Ya ves que podemos plantearnos que los platos de pasta estén en nuestra mesa un día o dos a la semana siempre que tengamos en cuenta algunos consejos para hacerlos unos platos completos y sanos y para dejar de relacionarlos con el sobrepeso. Estamos hablando de alimentación equilibrada para toda la familia y encima una comida que tiene mucho éxito entre nuestros hijos, algo que no siempre es fácil de conseguir.

Fuente: www.bebesymas.com


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla