10 cosas que no sabías de tus pestañas



Decía Tristán Bernard que “el primer beso no se da con los labios, sino con la mirada”, y en ‘El tiempo que nos une’ Alejandro Palomas nos dibujaba corazones en los ojos con estas palabras: “antes de que pudiera decirle nada, parpadeó unas cuantas veces, rozándome la mejilla con las pestañas y haciéndome cosquillas con ellas. ‘Besos de mariposa’ lo llaman aquí”. Y es que si es verdad que esos ojos son ‘el espejo del alma’, las pestañas son como los rayos de sol que lo iluminan.

Tan importantes y tan desconocidas al mismo tiempo, nos hemos quedado con la boca abierta y los ojos como platos cuando nos hemos enterado de que, por ejemplo, solo los mamíferos tenemos pestañas, ya que nos ayudan a detectar cambios en el ambiente, pero el resto de los animales carecen de ellas. Pero no es la única curiosidad que sabemos…

¿Sabías que…?

  • Tienen un ciclo de vida de entre uno y dos meses, dependiendo siempre de la edad, composición y alimentación de cada persona.
  • Tienen una composición muy simple, basada en un 93% de proteínas (como la keratina) y un 3% de agua.
  • El pestañeo es un movimiento que hacemos de forma involuntaria para proteger los ojos del sudor, las motas de polvo y el sol.
  • Acumulan ácaros, pero es por una ‘buena causa’: limpiar la zona de células muertas y proteger los folículos de posibles infecciones.
  • Se nos caen entre 1 y 5 pestañas todos los días, aunque no solemos notarlo porque ya hay otras en crecimiento que las sustituirán.
  • No todas las pestañas son iguales. Se diferencian en tamaño, grosor y cantidad. Además, tenemos más pestañas en la zona superior (entre 150-200), mientras que en la zona inferior el volumen disminuye a menos de la mitad (entre 70-80).
  • Su color depende de la pigmentación de la piel de cada persona y de sus genes. Por eso, al igual que el pelo de la cabeza, las pestañas pueden ser morenas, rubias y hasta pelirrojas.
  • El crecimiento de las pestañas es más rápido que el del cabello: tarda una media de 90 días en desarrollarse.
  • La máscara de pestañas no es un invento moderno: su cuidado se remonta al año 4.000 aC, cuando los egipcios comenzaron a preocuparse por embellecerlas, aunque el primer producto se creó en Francia.
  • El record mundial de las ‘pestañas más largas’ lo ostenta un hombre, con una longitud de 6,9 centímetros, algo increíble si tenemos en cuenta que la media suele ser de 1 centímetro.

Fuente: www. Softrejuvenecimientofacia.com


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla