Anestesia…Lo que debes saber

Hay varios mitos entorno a la anestesia que nos provocan miedo, pero recuerden que antes, lo único que se tenía para soportar el dolor era: apretar los dientes.



Toda operación quirúrgica obliga al cuerpo del paciente a afrontar una serie de retos, más o menos traumáticos, cuyas consecuencias son imprevisibles. Entre ellos no sólo se cuentan los propiamente quirúrgicos, sino también la anestesia, el proceso que permite bloquear la sensibilidad táctil y dolorosa del paciente para poder practicarle cirugía, universalmente extendido y cuyos efectos aún se encuentran en discusión en la comunidad médica.

De entre todos ellos, durante las últimas décadas ha cobrado especial importancia el conocido como delirio postoperatorio, conceptualizado por primera vez a finales de los años ochenta. Aunque en un primer momento no se encontró la suficiente evidencia para relacionarlo con la anestesia en sí, cada vez más investigaciones ponen de manifiesto que este estado de confusión está ocasionado por la cantidad de anestesia inducida en el cuerpo del enfermo.

Según un estudio publicado el pasado verano en Anesthesia & Analgesia, la revista oficial de la Sociedad Internacional de Investigación sobre la Anestesia (IARS), el 45% de los pacientes sufrían este delirio después de la operación. En algunas ocasiones, puede tratarse de un simple desasosiego, a veces acompañado por pérdida de memoria; en otros se pueden llegar a producir terroríficas alucinaciones o incluso estados de violencia en el momento en el que el paciente despierta de la anestesia, lo que puede poner en peligro la integridad física del enfermo o de los facultativos. La mayor parte de efectos suelen desaparecer en uno o dos días, pero no siempre es así.

Tipos de anestesia:

  • Local: Entumece una pequeña área del cuerpo. Permaneces despierto y alerta.
  • Regional: Bloquea el dolor en un área del cuerpo, como un brazo o pierna. Un tipo común es la anestesia epidural, que se usa en forma frecuente en partos.
  • General: Te vuelve inconsciente. No sientes ningún dolor, y después no recuerdas la intervención quirúrgica.

¿Qué determina el tipo de anestesia a utilizar?

  • Su pasado y de salud actual, Esto incluye otras cirugías que ha tenido y los problemas de salud que tenga, tales como enfermedades del corazón o diabetes.
  • El tipo de cirugía, Por ejemplo, es posible que necesite anestesia general para garantizar su comodidad y seguridad durante ciertos tipos de cirugía.
  • Los resultados de las pruebas, tales como sangre o electrocardiograma.

Anestesia General

El objetivo es que estés inconsciente, que no te duela y que no te muevas.

Muchos de los principales procedimientos para salvar vidas como la cirugía a corazón abierto, cirugía cerebral o el trasplante de órganos no serían posibles sin anestesia general.

La anestesia general es una manera segura de permanecer dormido y sin dolor durante procedimientos que:

  • Serían demasiado dolorosos.
  • Tomarían mucho tiempo.
  • Afectarían tu capacidad para respirar.
  • Te causarían molestia.
  • Te provocaría demasiada ansiedad.

¿Qué le pasa a mi cuerpo con la anestesia?

Provoca una inconsciencia del sistema nervioso central y de todos los órganos, el cerebro no se suprime, trabaja todo el tiempo.

Desventajas de la anestesia general:

  • Requiere una mayor complejidad de la atención.
  • Requiere cierto grado de preparación del paciente.
  • Efectos secundarios como náuseas o vómitos, dolor de garganta, dolor de cabeza, escalofríos, delirio en adultos mayores.

Y ¿la sedación?

La sedación se suele emplear en fases previas a inducir la anestesia. Los fármacos se administrarán según el sexo, la edad, el peso y el estado físico y mental del paciente. Se suele administrar por vía intravenosa.

¿Cómo se capacita un anestesiólogo?

Al igual que todos los médicos, anestesistas obtienen un título de grado y un grado médico (MD o DO).
Después tienen que completar un programa de residencia de 4 años en anestesiología.
Muchos optan por completar una beca adicional de 1 año en una especialidad como el manejo del dolor, anestesiología pediátrica o medicina de cuidados críticos.

¿Qué hacen los anestesiólogos durante la cirugía?

Son los expertos en el manejo del dolor.

Vigilan a los pacientes a través de la cirugía utilizando dispositivos electrónicos que van mostrando continuamente los signos vitales.

  • Presión arterial.
  • Niveles de oxígeno en sangre.
  • Función del corazón.
  • Patrones respiratorios.

1. El hombre que hizo famosa la anestesia fue odiado en su tiempo
La anestesia entró por primera vez en la conciencia pública el 16 de octubre de 1846, cuando William TG Morton, -dentista- administró éter a un joven para remover un tumor de su cuello. La cirugía fue un éxito, sin embargo, fue criticado por tratar de patentar su descubrimiento, camuflando el éter con otras sustancias.

2. Había un montón de malas ideas
Antes de la anestesia, algunos cirujanos empleaban métodos un poco agresivos.
Ejemplo: frotaban ortigas en el brazo de un paciente para distraerlo de la agonía del bisturí.

3. La cirugía era muy, muy, muy, muy dolorosa
El procedimiento más doloroso para los pacientes era la amputación. Algunos médicos sugerían a las personas morder una pieza de madera para soportar este interminable sufrimiento.

  • Las personas que fuman pueden necesitar más anestesia que los NO fumadores: Los fumadores tienen vías respiratorias irritadas, dice John Reynolds, MD, profesor asociado y jefe de sección neuroanestesiología en la Universidad Wake Forest en Winston-Salem, Carolina del Norte. Como resultado, pueden necesitar dosis más altas de medicamentos contra el dolor para mejorar su tolerancia con los tubos de respiración.
  • Es posible despertarse durante la cirugía: PEEERO, es extremadamente raro. Esta condición, llamada “conciencia durante la anestesia,” ocurre cuando un paciente recupera la conciencia mientras están bajo anestesia general.
  • De acuerdo con la Asociación Americana de Enfermeras Anestesistas, son casos extremadamente raros. OJO: Despertar durante la anestesia no significa sufrimiento o dolor, algunas personas sólo recuperan el conocimiento unos instantes, sin sentir nada.
  • Necesitarás aromaterapia después de la anestesia. ¿La razón? Según un estudio de la revista Anesthesia & Analgesia, las personas que utilizan aceites esenciales de jengibre o una combinación de jengibre, hierbabuena, menta y aceites esenciales de cardamomo se sentían menos enfermas después de su procedimiento.
  • La obesidad puede aumentar el riesgo de complicaciones: Es más difícil para los anestesiólogos proporcionar la mejor dosis y prestación de medicamentos por vía intravenosa a los pacientes que son obesos, según la Sociedad Americana de Anestesiología (ASA).
  • La anestesia puede bloquear su memoria: La anestesia general no está diseñado sólo para mantenerlo sedado y sin dolor, también causa amnesia Es por eso que, incluso si despertarás durante la cirugía, no recordarías mucho.
  • Anestesia en realidad no “pone a dormir”: Los anestesiólogos a menudo dicen a sus pacientes que los van a “poner a dormir”, pero la verdad es que están siendo puestos en estado de coma reversible. Investigadores encontraron que un cerebro totalmente anestesiado no tiene diferencia con el cerebro de un paciente en coma, de acuerdo a un estudio publicado en el New England Journal of Medicine.

Mitos de la anestesia

¿Es cierto que la anestesia se vomita?
No, no es cierto. La mayor parte de la medicación anestésica se elimina por la orina.

¿Es arriesgado someterse a una anestesia general?
El riesgo viene determinado por el estado general del paciente, el grado de control de sus enfermedades previas, así como el tipo de intervención que se llevará a cabo. Es labor del anestesiólogo hacer que el paciente llegue a la intervención en el mejor estado posible.

¿Puedo quedarme en la anestesia y no despertar?
No, por ello el anestesiólogo lleva el “minuto a minuto” durante el procedimiento médico. Los casos de muerte por anestesia ocurren principalmente en pacientes con padecimientos crónicos muy complicados; por ejemplo, el trasplante de un órgano, pero mueren por otras causas. NO por la anestesia.

¿Despertar de la anestesia es terrible?
Es verdad, hay casos donde las personas se despiertan con crisis nerviosas, llorando, gritando o con un enorme malestar. Sin embargo, hoy es común administrar medicamentos, durante el procedimiento quirúrgico, que ayudan a un mejor despertar.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla