Gingivoplastia: ¿Qué es? y ¿Para qué sirve?

Cuando se habla de diseño de sonrisa se piensa en tener dientes blancos y perfectos, sin embargo también se debe evaluar la encía, la cual debe estar sana y tener un adecuado contorno.



La belleza humana es un fin que se consigue con la combinación perfecta de muchos factores y dónde intervienen todos los sistemas de nuestro cuerpo. Los cánones de belleza marcan unos ideales que a todo el mundo atraen y que hace que las personas cada vez sean más exigentes con su estética y con la de los demás.

La gingivoplastia consiste en la remoción de una pequeña parte de la encía para mejorar la estética dental y lograr una forma más armoniosa a la sonrisa del paciente.

Hace años que la odontología ha entendido esta demanda y ha evolucionado para ofrecer a sus pacientes diferentes técnicas para mejorar su imagen. Para ello, se han mejorado tratamientos que ya existían a nivel funcional y se han utilizado a nivel estético.

Este es el caso de la gingivoplastia, una intervención que aplica la gingivectomía para conseguir una sonrisa perfecta.

Para entender lo que es la gingivoplastia y saber cuándo será certero aplicarla, es importante tener consciencia de su técnica hermana, la gingivectomía. Esta intervención es un proceso quirúrgico que se utiliza para retirar el tejido gingival lesionado en personas que sufren agrandamientos gingivales por inflamación de manera crónica o puntual (a causa de una ortodoncia, por ejemplo).

A parte de las ventajas de salud que supone la utilización de esta técnica, los odontólogos entendieron que también conllevaba unos resultados estéticos importantes. A partir de ahí, surgió la técnica de la gingivoplastia, cuyo principal objetivo es corregir el tamaño y forma de las encías para conseguir una mayor exposición de los dientes y así obtener una sonrisa más bonita.

Ambas intervenciones están indicadas cuando existen bolsas supraóseas de más de 3 mm de profundidad y el paciente cuenta con suficiente encía queratinizada. Para aplicar la intervención será necesario desinflamar primero la zona y contar con una buena higiene oral. La gingivoplastia está contraindicada en aquellos pacientes que cuentan con raíces del diente muy cortas, que sean inmuno-suprimidos, que tengan encías insuficientemente adheridas o tengan la necesidad de realizar cirugía ósea periodontal.

Se trata de una intervención ambulatoria y simple que solo requiere anestesia local y no suele comportar ningunos inconvenientes. Con tal de proteger la parte intervenida de las encías la protegemos con un cemento quirúrgico, que hará mucho más llevadero el proceso de cicatrización que dura entre una y dos semanas.

Esta es una cirugía poco compleja, ambulatoria y de rápida recuperación, que debe tener un buen cuidado postoperatorio como:

  • Una muy buena higiene oral, utilizando un cepillo suave
  • Uso de la seda dental
  • Enjagüe bucal que ayude a la cicatrización, los cuales serán indicados por el odontólogo que realice el procedimiento.

Para la recuperación total y la consecución de la sonrisa perfecta deberemos esperar entre 4 y 6 semanas.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla