¿Qué sí y qué no debemos esperar de una relación?

A veces una relación se inicia casi sin pensarlo y por el puro impulso de la atracción, bien haríamos en preguntarnos, al menos dentro de una relación donde ya busquemos la estabilidad, qué es lo que se espera de la relación y de la otra persona en sí misma.



¿Qué es lo que sí podríamos esperar?

Reciprocidad

  • Que si das amor, no recibas desprecio
  • Las demostraciones de afecto son indispensables en una relación sana, ya que transmiten el mensaje continuo de “aún me gustas, te quiero, me importas y quiero estar a tu lado”.
  • Sería preferible que cada uno demostrara su afecto en el lenguaje del amor de su pareja.
  • Palabras de afirmación, tiempo de calidad, regalos o detalles, actos de servicio o contacto físico.
  • Ninguna relación de pareja vale la pena el sacrificio de la vida propia desangrando tus emociones.

Apoyo y consuelo

  • Cuando las cosas no van bien para tu pareja, en realidad no van bien para los dos.
  • Tú quizá no puedas solucionar su problema, pero puedes al menos escuchar con empatía en vez de escupirle a la cara un “Te lo dije” o un “¿En qué demonios estabas pensando?”.
  • Por ejemplo, si muere su padre, no se trata de que te duela igual, sino que te importe cuánto le duele a él/ella.
  • La relación de pareja debería ser el lugar a donde queramos ir para estar con quien nos entiende, sintoniza con nuestro sentir y esta ahí para acompañarnos.
  • Aquí la clave es estar con atención no dividida y actitud empática.

Respeto

  • Antes de ser pareja de alguien eres hombre o mujer, antes de eso, eres persona y antes aún, ser humano. El respeto debe darse en todos los niveles.
  • Desde la pareja: Sin traiciones o deslealtades.
  • Infidelidad, mentiras, sacar provecho…
  • Desde la persona: Sin insultos o humillaciones.
  • Burlas, sarcasmo, apodos, ridiculizarle…
  • Desde el ser humano: Sin abuso o maltrato.
  • Insultos, golpes, violencia psicológica…
  • Aún dentro de la pareja hay límites a la individualidad, que no es lo mismo que individualismo.
  • Tenemos derecho a pensar distinto sobre cualquier tema y eso no tendría por qué ser un problema, a menos que sí lo sea.
  • Las faltas de respeto deberían ser no negociables en una relación sana.

Disposición

  • A permitir la influencia recíproca.
  • A hacer los ajustes necesarios para ir haciendo de su relación un lugar no para sobrevivir, sino para juntos florecer.
  • A invertir tiempo y recursos en la relación.
  • A escuchar, acompañar, buscar comprender y permanecer.
  • A dejar pasar ciertas cosas y no hacer de todo una guerra.
  • A disponer de todo lo bueno que hay en ti para ponerlo al servicio de su relación, sin que con eso disminuya lo que obtienes para ti.
  • A quien todo en la relación le pesa, nunca tiene tiempo, todo le parece estúpido o aburrido, es quizá alguien que necesite más ayuda terapéutica que estar al lado de otra persona.

Interés y prioridad

  • En la vida cotidiana, una persona debería tener más interés y dar más prioridad a su pareja que a un amigo, igual que hacia sus hijos y un poco más del que ahora como adulto otorga a sus padres.
  • Se entiende que si alguien está en crisis en ese momento se le dispensa más interés así sea un extraño al que hay que ayudar.
  • Una persona que está contigo y no demuestre interés en ti, en lo que hagas o lo que te pase, quizá sólo está ahí por no estar en soledad.

Intimidad

  • Es abrir el mundo interior hacia la pareja a través de las conversaciones y las auto revelaciones de temas muy personales.
  • Es darte a conocer y estar dispuesto a conocer a tu pareja, sin utilizar la información compartida como un arma.
  • Es saber dónde duele para ser más cuidadoso y qué alegra o tranquiliza, para procurar más de eso en su relación.
  • Una persona que tiene demasiadas reservas o se rehúsa a contar, por más que escuche no genera un espacio para la confianza profunda y mutua. No se deja conocer.

Generosidad y humildad

  • Una persona generosa con su pareja no se detiene en las fronteras de lo indispensable sino que va más allá.
  • Es alguien que se da a sí mismo en beneficio de los dos.
  • Que hace de su relación un lugar en el que ambos quieran estar sin escatimar lo que pueda dar para lograrlo.
  • Reconoce que no siempre tiene la razón, es capaz de pedir perdón y ser generoso al perdonar.
  • Es quien sabe y reconoce que no tiene todas las respuestas, pero que nunca dejará de hacer preguntas para encontrar la solución a un problema que afecte a ambos.
  • Es una persona que sabe ser fuerte, pero también ser permite ser débil ante su pareja.
  • Una persona mezquina y soberbia es como un pozo sin agua; está ahí, impasible creando la ilusión de abundancia, cuando en su interior sólo hay ya suciedad y carroña.

¿Qué es lo que no conviene seguir esperando?

  • Que la otra persona cambie, especialmente algo que ni siquiera siente la necesidad de cambiar.
  • Que todo sea 50-50% para que sea justo.
  • Hay tiempos de 80/20 y tiempos de 20/80. El equilibrio verdadero no se da en lo rígido, sino en lo flexible y que está en constante movimiento de acuerdo al momento.
  • Que cargue siempre con la responsabilidad principal de algo: Hijos, ingreso, cuidado de la casa, solucionar problemas, ser el fuerte, el que de todo se acuerda, etc.
  • Si haces esto es muy probable que cuando un día falle o flaquee, te sientas desconcertado, decepcionado o hasta molesto.
  • Que sólo quiera estar contigo siempre.
  • Buscar aislar a una persona de amigos y familia es como poner agua, luz, gas y drenaje en un solo ducto y que este desemboque sobre ti. Cada relación cumple una función, ocupa un papel y los seres humanos somos seres sociales.
  • En una relación de pareja estar debe ser más un deseo y nunca una obligación.
  • Que te lea la mente.
  • Y adivine tus deseos, enojos y hasta traumas infantiles.
  • Que sea responsable de tus sentimientos.
  • Puede darte consuelo o comprensión, pero no tiene el poder de hacerte enojar o hacer tu vida miserable.
  • Si alguien saca lo peor de ti, es que eso ya estaba adentro.
  • Que te resuelva la vida.
  • Ya sea de manera emocional o económica.
  • Que sea ansiolítico, antidepresivo o el reemplazo de un padre ausente.
  • Una pareja no es un psiquiatra y no puede hacer el papel de padre o madre, principalmente porque tú no eres un ser desvalido que necesite uno para sobrevivir.
  • Transparencia absoluta e incondicional hasta de los pensamientos.

¿Y si no tenemos lo que deberíamos esperar, debemos irnos?

  • Deberíamos ser capaces de proveernos lo que necesitamos y no llegar carentes a una relación.
  • Nadie va a cubrir todas tus necesidades, así que si piensas que por ahí anda tu media naranja o tu alma gemela, seguro pasarás la vida en una búsqueda eterna.
  • Antes de pensar en marcharte, sé sincero con tu pareja, dile lo que esperas, lo que sientes que está sucediendo y ofrece soluciones que tú consideres adecuadas. Luego escucha su punto de vista y partan de las similitudes para hacer cambios y de las diferencias para hacer acuerdos.

Lo que dicen que no debo esperar lo necesito; ¿qué hago?

  • Búscalo, pero no en una pareja. Un profesional de la salud mental es un mejor camino que años arruinando tu vida en una mala relación.

Fuente: www.marthadebayle.com


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla