Estrés postraumático: un trastorno peligroso del que debes estar al tanto



Las experiencias fuertes dejan huellas en nuestras vidas, aunque nuestra memoria no las registre con claridad y el trastorno de estrés postraumático (TEPT) es una clara muestra de ello.

Es fundamental que veles por tu salud mental, ¡por eso te lo queremos contar todo sobre el TEPT!

¿Cómo se origina?

El TEPT puede presentarse a raíz de eventos como:

  • Guerras
  • Desastres naturales
  • Accidentes de tránsito
  • Ataques terroristas
  • La muerte de un ser muy cercano
  • Violaciones
  • Secuestros
  • Asaltos
  • Abusos sexuales o psicológicos

Esta enfermedad se manifiesta en diversas formas, ya que la tolerancia al estrés varía de una persona a otra.
El trastorno de estrés postraumático puede desarrollarse en distintos momentos de la vida de la víctima; en algunos casos, los síntomas se ven luego de algunas horas o días después de ocurrido el evento; pero en otros, tarda años en manifestarse.

¿Cuáles son los síntomas?

Hay ciertas alertas que indican que podríamos estar sufriendo esta enfermedad. Se dividen en tres grandes grupos:

Volver a experimentar el evento traumático, a través de flashbacks o pesadillas, y sentir angustia, reacciones físicas intensas, palpitaciones y náuseas.

Creer que nunca sucedió; probablemente quieras evitar lugares, actividades o pensamientos relacionados al trauma. Esto genera que quienes sufren este trastorno se sientan alienados, depresivos o emocionalmente estancados.

Aumento de ansiedad y excitación emocional. Cuando comienzas a experimentar estrés postraumático tus emociones se potencian.
Quizás experimentes dificultades para dormir, ataques de ira, problemas de concentración, nerviosismo e hipervigilancia (te sientes en constante amenaza).

¿Cómo salir adelante?

Puedes superar este trastorno si estás dispuesto a hacerlo, solo debes asumir que tienes un problema y que necesitas ayuda.
Esta representa la única manera en la que los profesionales indicados y tus seres queridos puedan tenderte su mano para superar este difícil momento.

Una vez que aceptes tu enfermedad, te recomendamos:

1) Elige el movimiento
Activa tu cuerpo: haz algo de ejercicio para liberar estrés, conectarte con la naturaleza y aumentar tu nivel de endorfinas. Poco a poco, todo este combo hará que tengas un mejor ánimo.

2) Reconoce que tienes el poder
Tu eres el único dueño de tus sentimientos, puedes cambiar tu respiración y tus sentimientos de soledad cuando lo desees. Cuando te encuentres en una situación de pánico concéntrate en tu respiración y podrás reducir tu ansiedad.

Recuerda que también tienes una entrada sensorial que puede ayudarte en momentos difíciles, solo debes saber buscarla. En mi caso, acariciar a mi mascota me tranquiliza; esta representa uno de mis caminos para no experimentar crisis emocionales a diario.

3) Conéctate con el mundo
El apoyo de quienes te rodean es esencial para que te mejores, así que permíteles participar en tu vida y déjate ayudar.

Si aún no estás listo para conectarte con los demás busca otras alternativas para ocupar tu mente. La meditación o el yoga pueden ayudarte a disminuir tus ataques.

4) Haz algunos cambios en tu vida
El estrés postraumático puede llegar a ser muy nocivo para tu salud; es por eso que te invitamos a que busques nuevas alternativas para cambiar tu vida. Puedes comenzar buscándote un tiempo para ti, para dormir lo suficiente y comer más sano.

Si presientes que eres una víctima de este tipo de estrés, te recomendamos que te abras y consultes a un profesional. Este es el primer paso que te ayudará a salir adelante y volver a disfrutar de la vida. ¡Tú puedes!

Fuente: www.vix.com


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla