Lenguado con salsa de fresa a la pimienta



Ingredientes

Tiempo de preparación: 20 minutos, más el tiempo de freír
Raciones: 4 porciones

  • 1 Limón ecológico
  • 4 Filetes de Lenguado listos para cocinar (de 75 – 100 g)
  • Sal
  • 50 gramos de Panceta
  • 250 gramos de Fresas
  • 150 ml de Vino Rosado seco
  • 2 cucharaditas de Fécula
  • 125 ml de Vino de Fumet de Pescado o Caldo de Gallina
  • 1 cucharadita de Pimienta Verde en Adobo
  • Harina para espolvorear
  • 1 cucharada de Mantequilla
  • Hoja de Limón y Pimienta Verde para decorar

Preparación

Lava el limón con agua caliente, sécalo y ralla la mitad de la piel. Exprímelo. Vierte el zumo de limón sobre el pescado. Sala los filetes de lenguado y resérvalos.
Corta la panceta en dados. Limpia las fresas, lávalas y córtalas en dados, reservando 4 piezas. Mezcla la fécula con un poquito de vino.
Rehoga unos 5 minutos el resto del vino con el fumet o el caldo de gallina, los dados de fresa, la ralladura de limón y la pimienta. Espésalo con la fécula, sálalo y mantenlo caliente.
Reboza el lenguado con harina. Calienta la mantequilla en una sartén, fríe los dados de panceta y una vez estén dorados, retíralos del fuego y ponlos a escurrir sobre papel de cocina. En la misma mantequilla fría el lenguado por ambos lados unos 4 minutos.
Sirve el pescado con los dados de panceta y la salsa. Decóralo con el resto de las fresas, un poco de hoja de limón y la pimienta verde.

Beneficios

El lenguado es un pescado plano y sedentario que vive, principalmente, en aguas costeras a no más de 200 metros de profundidad, aunque también le gusta estar en estuarios y rías. La base de su alimentación son los gusanos, los pequeños moluscos y los crustáceos; y se considera un pescado blanco porque sólo aporta 1,5 gramos de grasa por cien gramos.
Tiene un alto valor biológico, aunque la porción proteica no es muy elevada, unos 17 gramos por cada cien gramos, son proteínas de fácil digestión y alto valor biológico, ya que contienen todos los aminoácidos esenciales que el organismo necesita. A su vez, contiene cantidades relevantes de yodo, un mineral indispensable para el buen funcionamiento de la glándula tiroides, que regula un gran número de funciones metabólicas, así como el crecimiento fetal y su desarrollo cerebral. En cuanto al resto de minerales aporta fósforo, calcio, potasio y magnesio en cantidades similares a la de la mayoría de los pescados.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla