¿Por qué tengo un sabor metálico en la boca?

Este es un síntoma que puede aparecer de manera puntual o prolongada y que puede ser consecuencia de diversos factores o afecciones.



Lo más común es que se deba a problemas bucodentales derivados de una mala higiene oral, como por ejemplo las caries o la gingivitis mal curada, aunque en otros casos, también puede ser señal de algún tipo de enfermedad o patología más grave. Por ello, es muy importante que te mantengas alerta y que acudas a tu médico si ese mal sabor de boca no desaparece de forma rápida.

Higiene oral inadecuada y problemas bucodentales

Una de las causas del sabor metálico en la boca más comunes es el padecimiento de algún tipo de afección bucodental debido a una mala higiene oral y a la acumulación de placa bacteriana. Entre las afecciones que pueden estar detrás de ese sabor desagradable en la cavidad bucal, se encuentran las que enumeramos a continuación:

Caries avanzadas.

Gingivitis: inflamación, enrojecimiento y sangrado de las encías debido a la acumulación de placa bacteriana entre los dientes y las encías.

Periodontitis: ocurre cuando la gingivitis no se ha tratado adecuadamente y la inflamación e infección ha avanzado hasta tal punto que compromete la salud de los tejidos que sujetan las piezas dentales, pudiendo llegar a ocasionar la pérdida de estas.

Sequedad bucal o xerostomía: el flujo salival es muy escaso y, por consiguiente, no es posible mantener la boca húmeda.

Si sufres cualquiera de los problemas bucodentales anteriores, es fundamental que acudas a tu dentista de manera inmediata para que pueda tratarlos como es debido. Además de esto, te aconsejamos que cuides al máximo la higiene de tu boca y te cepilles bien los dientes varias veces al día, sin dejar a un lado la limpieza de las encías y la lengua.

Consumo de algunos medicamentos

El consumo de ciertos medicamentos también puede ser el responsable de tener un sabor a metal en la boca, el cual puede aparecer pocos días después de haber iniciado el tratamiento. Pueden ser varios los fármacos causantes, entre ellos se han señalado los siguientes:

  • Antibióticos.
  • Ansiolíticos.
  • Medicamentos para el corazón.
  • Medicamentos para tratar la artritis.
  • Medicamentos para tratar la diabetes.
  • Medicamentos para la presión arterial.
  • Antiácidos.
  • Medicamentos para tratar el glaucoma.
  • Tratamiento de quimioterapia o radioterapia.

En este caso, debes consultar con tu médico la posibilidad de sustituir el tratamiento por otro o de regular la dosis del mismo si es posible.

Problemas de salud que afectan al sistema respiratorio

Sufrir de un resfriado común, algún tipo de infección respiratoria, congestión nasal o alergias, también puede provocar ese mal sabor metálico o a óxido en la cavidad bucal. Esto ocurre debido a que las terminaciones nerviosas que hay en la lengua pueden irritarse justamente en la zona nasal.

El sabor desagradable desaparecerá una vez que se haya tratado y curado la afección causante.

Enfermedades sistémicas

Se define como enfermedad sistémica aquella que involucra a varios órganos o a todo el cuerpo, y determinadas patologías de este tipo también pueden responder a la pregunta de por qué tengo un sabor metálico en la boca. Las que pueden estar detrás de este síntoma son las siguientes:

  • Diabetes.
  • Insuficiencia renal.
  • Enfermedades hepáticas.
  • Cáncer.
  • Hiperparatiroidismo.
  • Hipertiroidismo.
  • Síndrome de Sjögren.
  • Deficiencia de zinc.
  • Deficiencia de vitamina B12.

Es necesario acudir al médico para realizarse un examen exhaustivo y que el especialista pueda comunicarte si sufres o no de alguna de estas afecciones.

Otras posibles causas del sabor metálico en la boca

  • Intoxicación alimentaria, causada por ejemplo por alimentos marinos como el atún, el bonito o la caballa.
  • Exceso de metal en el cuerpo debido al consumo de algunos alimentos o de ciertos fármacos.
  • Hongos en la boca o en la lengua.
  • Inhalación constante y prolongada de ciertos componentes químicos, como la gasolina, el benceno, el cobalto, las lacas, etc.
  • Fumar mucho.
  • Beber mucho alcohol.
  • Intervenciones quirúrgicas con anestesia.
  • Envejecimiento.

Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Fuente: www.uncomo.com


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla