Asma estacional, ¿qué es?



Respirar consta de dos procesos: inhalación y exhalación; en el primero los conductos respiratorios envían el aire del exterior hacia los pulmones, desde donde el oxígeno es distribuido por el torrente sanguíneo a todas las células del organismo; a su vez, mediante la exhalación se expulsa el dióxido de carbono, material de desecho producido por todas las funciones celulares.

ALTERACIÓN

El asma se distingue por el bloqueo de los bronquios, conductos que llevan aire hacia los pulmones, lo cual dificulta la adecuada oxigenación del organismo. Al presentarse ataque asmático, los músculos de los bronquios sufren espasmo (contracción) y los tejidos que los revisten se inflaman y generan mucosidad. Tales reacciones reducen el diámetro de dichos conductos, obligando a la persona a incrementar el esfuerzo para la adecuada respiración.

SÍNTOMAS

Ante esta situación, el individuo jadea, tose y siente que se ahoga; asimismo, aparece sibilancia (especie de silbido) al tratar de respirar. En casos severos la falta de oxígeno puede ocasionar coloración azul en labios y cara, disminución de la conciencia, pulso rápido, sudoración y ansiedad intensa. Los síntomas incluso aparecen en la noche y madrugada, despertando al individuo, quien requiere incorporarse para reducir el malestar. Por otra parte, el paciente asmático también puede sufrir alteraciones en el estado de ánimo como depresión, sentimiento de culpa, ansiedad o estrés, debido a que se siente incapaz de llevar a cabo actividades de la vida cotidiana tan necesarias como trabajar o ir a la escuela.

ORIGEN

Los factores que provocan ataque asmático se denominan desencadenantes, y uno de los más comunes es el polen, cuya presencia en el ambiente aumenta en primavera, lo cual explica el incremento de eventos de este tipo en esta temporada.

CLASE Y CANTIDAD

Existen diferentes tipos de polen, de acuerdo a la planta del que provenga, por ejemplo, árboles, pasto o maleza, entre otros, de manera que una persona puede ser susceptible a uno o varios. Otro factor que se debe tomar en cuenta es cuánto polen se aspira, de acuerdo a las condiciones meteorológicas: en días cálidos, secos y de mucho viento hay más cantidad flotando en el ambiente, en tanto que en días fríos y lluviosos, la mayoría está en el suelo.

TRATAMIENTO

Cuando surgen los signos que indican la presencia del padecimiento, debe acudirse al médico, quien prescribirá el plan adecuado para controlarlo, impedir nuevos episodios o detener el que está en marcha. Afortunadamente, la industria farmacéutica ha desarrollado diversos medicamentos de gran efectividad contra esta afección: Broncodilatadores. Hacen que los músculos que rodean a los bronquios se relajen. Son los medicamentos llamados de “rescate”, ya que se utilizan en las crisis de asma. Antiinflamatorios. Actúan reduciendo la inflamación crónica que siempre está presente en los bronquios. También se conocen como “controladores”, ya que al disminuir la congestión bronquial que afecta a todo paciente asmático, se han convertido en pilar básico del tratamiento.

ALERTA

Para evitar la aparición de una crisis asmática cuando el polen abunda en el ambiente, se recomienda seguir los siguientes consejos para disminuir el riesgo: permanecer en casa con puertas y ventanas cerradas; realizar actividades al aire libre de preferencia después de fuerte lluvia; no secar la ropa al viento, pues el polen se le pegará.

CONTROL

No se sabe cuál es el origen del asma, ya que cuestiones genéticas y ambientales pueden causarlo, sobre todo en los primeros años de vida; algunos factores de riesgo son: presencia de asma en el padre o madre; ciertas infecciones respiratorias durante la infancia; contacto con desencadenantes que se transportan por el aire o exposición a infecciones virales en los primeros meses o años de vida, cuando el sistema inmunitario se está desarrollando. En México se estima que 7% de la población vive con asma, enfermedad que con tratamiento adecuado es controlable, de esta manera es posible permitir la realización de todas sus actividades diarias sin contratiempos.

COMPLICACIONES

Cuando el padecimiento no es atendido, afecta la calidad de vida del individuo, ya que le ocasiona diferentes consecuencias, como: ausentismo escolar y laboral, disminución de la capacidad para hacer ejercicio, falta de sueño debido a malestar nocturno, ingreso a los servicios de emergencia ante ataque severo, tos persistente, dificultad para respirar que requiere asistencia respiratoria (respirador). Incluso, la falta de los cuidados necesarios puede agravar la situación de la persona al grado de causarle la muerte. Por ello, es importante que, cuando se detecte que alguien presente problemas para respirar, reciba atención médica.

 


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla