Ayúdales a dejar de mojar la cama



Dejar el pañal de noche lleva más tiempo que durante el día, cualquier papá experimentado lo sabe. Se trata de las llamadas “fugas nocturnas” o lo que se conoce como: “mojar la cama”, “hacerse pis en la cama” o “el pis nocturno”. Pero, ¿cuándo se convierte en un problema?, ¿y cómo resolverlo?

De acuerdo con la mayoría de los especialistas en el tema, antes de los cuatro años, mojar la cama no se considera un síntoma patológico, ya que hasta esa edad no tiene nada de anormal. Por regla general, muchos niños mojan la cama después de que ya no usan pañal, aunque poco a poco, conforme crecen, dejan de hacerlo. Pero si continúan haciéndolo después de los cinco años, entonces ya se puede hablar de un trastorno.

En México, la enuresis nocturna afecta al 7% de niños de 5 años, así como a 3% de niñas de la misma edad; a los 10 años, se presenta en 3 y 2%, respectivamente; mientras que a los 18 años afecta al 1% de jóvenes en ambos sexos, según datos de la Facultad de Medicina de la UNAM.

¿Cuáles son las causas?

Al igual que hay niños que caminan o hablan más tarde, en muchos casos puede tratarse de una inmadurez de la vejiga, como se explica en un estudio reciente publicado por investigadores canadienses. Algunos trabajos también relacionan el trastorno con aspectos psicológicos como la pérdida de un ser querido o la llegada de un nuevo bebé.

Otras causas que podrían desencadenar el problema son: retraso del desarrollo, un factor genético, desórdenes del sueño e incluso alteraciones de los niveles de la hormona antidiurética (ADH). Además, algo que distintos estudios han podido detectar es que los niños con enuresis nocturna duermen peor, con patrones de sueño alterado debido a un mayor número de despertares nocturnos.

¿Qué hacer?

Lo primero que debemos tratar de entender es por qué el niño tiene este problema. Un primer paso es hacerle un examen médico general, también es vital determinar si existen factores estresantes en la vida del menor. Entre las medidas generales que los especialistas aconsejan para la enuresis es importante considerar:

Lo que “si”

Desmitificar el problema. Es importante tranquilizar al pequeño y no dramatizar en el asunto. Es necesario explicarle que es normal, que sabemos que no es su culpa y que intentaremos poner una solución.

Disminuir líquidos antes de acostarse. Se recomienda que los niños no tomen líquidos una a dos horas antes de ir a la cama. Las bebidas con azúcar o cafeína promueven la micción, por lo que se deben evitar, al igual que los alimentos “jugosos” como frutas, helado o cereal con leche.

Lo que “no”

No castigar. El castigo y la humillación no ayudarán al niño a desarrollar un mejor control de la vejiga. Mientras más natural lo hagamos, más normal lo verá él y más fácil será que no siente culpa por ello.

Evitar burlas. La familia también se debe sensibilizar ante esta dificultad del niño. No permitas que otros miembros de la familia hagan bromas o se burlen del niño.

Hacer que el niño cambie las sábanas. Si el niño quiere hacerlo, no pasa nada, que lo haga, pero cuando nosotros se lo pedimos es probable que lo interprete como un castigo.

¿Qué es la enuresis? La enuresis nocturna puede ser de dos tipos: primaria (ENP) si el niño nunca ha conseguido controlarse durante la noche, y secundaria (ENS) cuando un niño que antes de los seis años ya había controlado la orina durante más de seis meses, vuelve a mojar la cama.

Si después de varios meses no hay mejoría alguna, entonces se puede intentar lo siguiente:

Alarmas: son pequeños dispositivos con un sensor que se adhiere al pijama del niño. Cuando el sensor se moja, la alarma se activa, entonces el niño debe hacer el intento de llegar al baño mientras la vejiga aún está llena. Se calcula que con este método es posible solucionar casi la mitad de los casos.

Medicamentos: hay varios medicamentos que se prescriben para el tratamiento de la enuresis nocturna. Algunos de estos tienen efectos secundarios importantes, por lo que nunca deberán ser utilizados sin la supervisión de un médico especialista.

El principal mensaje a los padres, es que tengan paciencia, algunos niños simplemente tardan más que otros.

Consejos útiles

-Recuerda a tu hijo que se debe levantar en la noche para ir al baño.
-Asegúrate de que el camino al baño sea accesible para él.
-Estimúlalo a ir al baño antes de acostarse. Otra opción es pedir al niño que vaya al baño al comenzar su rutina antes de acostarse, y otra vez justo antes de ir a la cama.
-Coloca una funda plástica sobre el colchón.

Fuente: www.es.wikihow.com


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla