Bogavante Newburg



Ingredientes

Tiempo de preparación: 35 minutos, más el tiempo de cocción y de horno
Raciones: 4 porciones

  • 2 bogantes congelados (de unos 600 gramos)
  • Sal
  • Zumo de ½ Limón
  • 3 Cebollas picadas
  • 80 gramos de Mantequilla
  • 125 ml de Nata
  • 1 cucharada de Fécula
  • 3 cucharadas de Jerez
  • 4 Yemas de Huevo
  • Pimienta
  • 150 gramos de Champiñones
  • 40 gramos de Queso recién rallado

Preparación

Calienta el horno a 250°C. Cuece los bogavantes descongelados en 750 ml de agua salada hirviendo. Retíralos, escúrrelos y pártelos por la mitad.

Rompe el caparazón y saca la carne, así como la de la cola y las pinzas. Rocía la carne de bogavante con el zumo de limón y guarda el caparazón.

Pocha las cebollas en un poco de mantequilla. Mezcla la nata con la fécula y llévalo a ebullición sin dejar de remover durante unos 3 minutos. Retira la salsa del fuego y liga las yemas batidas con el jerez. Salpimiéntalo y no vuelvas a hervir la salsa.

Limpia los champiñones y córtalos en rodajas. Rehógalos unos 5 minutos en un poco de mantequilla. A continuación incorpóralos a la salsa junto con la carne de bogavante. No remuevas la mezcla para que la carne no se desmenuce.

Rellena con la masa los caparazones del bogante. Disponlos sobre una bandeja de hornear engrasada y espolvoréalos con el queso rallado. Gratínalos en el horno unos 15 minutos. Acompaña el plato con pan tostado y mantequilla.

Beneficios

El bogavante es un crustáceo decápodo marino, el cual es conocido con el nombre Homarus gammarus. Es bastante similar a la langosta, pudiendo alcanzar los 60 centímetros de longitud.

El bogavante es un crustáceo especialmente rico en proteínas de buena calidad, aportando por tanto la mayoría de los aminoácidos esenciales. Además, destaca por su bajo contenido en grasas, y por tanto en calorías; de hecho, 100 gramos de bogavante aportan sólo 1,10 gramos de grasas y cerca de 84 kilocalorías.

Aporta interesantes cantidades en vitaminas del complejo B (principalmente B3 y B12), y vitamina A, aunque en menor proporción que otros crustáceos y alimentos del mar.

También aporta minerales, entre los que podemos destacar el potasio, magnesio, fósforo, zinc, hierro y sodio. Precisamente por su contenido en sodio, no se aconseja su consumo en personas con presión arterial alta.

 


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla


Artículos Relacionados

Pollo alla Firènze
Cocina

Pollo alla Firènze

22 diciembre, 2015

Crema de pistache
Cocina

Crema de pistache

29 septiembre, 2015