¿Qué es un niño índigo?

Según la corriente astrológica de la



Los niños índigo tienen otra mentalidad, otra visión de las cosas por lo que debe dárseles un trato distinto, la sicóloga de la Clínica La Florida, Francisca Ritchie, explica “los niños índigo se caracterizan por ser muy sensibles y perceptivos, manifiestan una gran intuición que en ocasiones les permite anticipar sucesos que están por ocurrir, se incomodan frente a la autoridad cuando no es democrática” y agrega “lo principal es que cuando los padres observan estas características se informen y consulten con especialistas para poder recibir una orientación adecuada.

Existen cuatro tipos diferentes de niños índigo y cada uno de ellos tiene propósitos distintos. Están los índigos humanistas a ellos les gusta trabajar con las masas y suelen ser muy sociables e hiperactivos. Estos niños en el futuro serán médicos, abogados, profesores, comerciantes, ejecutivos y políticos, porque son profesiones que están vinculadas con sus objetivos y atributos.

También están los índigos conceptuales, que están más interesados en proyectos que en las personas. Son niños controladores, sobre todo con su madre si son niños y con su padre si son niñas. Ellos serán los ingenieros, arquitectos, diseñadores, astronautas, pilotos y militares del mañana, o sea todo lo que tenga que ver con planes para mejorar lo que ya existe.

El Índigo Artista es más sensible y le interesa el mundo desde el arte y la cultura. Poseen una gran creatividad e imaginación.

Finalmente los índigos interdimensionales son los que traerán nuevas filosofías y espiritualidad a este mundo. Físicamente son más altos y fornidos que los demás índigos. Serán desde muy pequeños autosuficientes y más maduros que el resto.

¿Y cómo sería un niño índigo?

Luego de muchos análisis y estudios incluyendo investigaciones de psicólogos, parapsicólogos, astrólogos y científicos, dieron como resultado que el aura de los niños índigo es de un color especial. Sin embargo, para algunos escépticos no es suficiente la explicación, ya que a ciencia cierta no hay modo empírico de comprobar la existencia del aura, y no todos pueden verla. Para los seguidores de esta teoría, existen algunas características que desarrollan los niños índigo que lo hacen diferente a los demás niños:

  • Poseen gran sensibilidad y empatía
  • Son demasiado inquietos y activos
  • Tienen la habilidad de poner su atención en varias cosas a la vez
  • No responde fácilmente a la autoridad y respeta sólo si tú lo respetas
  • Si aún es bebé y no habla, se comunica a través de su mirada
  • Son reflexivos y les gusta la compañía de gente mayor
  • Tienen gran intuición y podrían ser telepáticos
  • Les gusta hacer las cosas a su manera sin que le impongan normas
  • Les cuesta amoldarse a estructura pre-establecidas
  • Les gusta controlar lo que sucede a su alrededor

¿Es mi hijo un niño índigo o sólo un niño rebelde?

Hasta aquí, las características podrían encajar claramente en cualquier niño que sea un poco revoltoso. Es por ello que existen algunas corrientes detractoras de esta teoría que dicen que los comportamientos del niño tienen que ver más con los padres modernos y su tendencia a justificar el comportamiento de sus hijos.

El doctor Andrés Rascovsky, secretario científico de la Asociación Psicoanalítica Argentina expresa: “en realidad no son los niños, sino la lectura que uno hace. Tiene que ver con padres que prefieren no ocuparse de la singularidad de sus hijos. Me resistiría a catalogarlos, pero sí creo que hay que poner atención al síntoma revelador de conflictos profundos de los cuales los padres tienden a desentenderse, descansando en categorías mágicas”. Con esto, lisa y llanamente está queriendo decir que un padre, ante un hijo desobediente y autoritario, prefiere catalogarlo de niño índigo antes que ponerle límites.

El psiquiatra y psicoanalista Daniel Rodríguez, director del Departamento de Salud Mental Comunitaria de la Universidad Nacional de Lanús, de Argentina, sostiene también que “con lo del niño índigo asistimos a una modalidad de convertir un defecto en virtud. Y a partir de un cuadro clínico de desatención, distracción y falta de rendimiento escolar se pasa a promover una categoría humana que, intentará salvar a la especie humana de un conjunto de plagas autogeneradas”.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla