Reglas de Oro para mantener una relación duradera.

Te mereces ser feliz al lado de tu pareja, descubre cómo puedes lograrlo con un cambio de actitud y mucha tolerancia.



1.- No esperes que la otra persona sea al 100% como tú, que sea tu calcomanía.

Uno de los mitos más ridículos sobre “el verdadero amor” es la idea del alma gemela – que hay alguien por ahí que es tu pareja ideal. Una buena relación se basa en saber llevar bien las numerosas diferencias que hay y habrá entre vosotros, diferencias en la forma de pensar en política, comida, dinero, hobbies, cómo criar a los niños… Son esas diferencias las que hacen la vida más interesante, ya que nuestra pareja nos abre toda una nueva forma de ver o entender el mundo. Disfruta de lo que tu pareja tiene que ofrecerte en lugar de tratar de cambiarlo para que se adapte a tu plantilla de cómo debe ser la vida y el amor.

2.- Acepta que tu pareja pueda fallar.

Esperar que alguien sea todo lo que necesitas y cumpla todas tus expectativas, es una receta para el desastre. Todos cometemos errores, sobre todo en nuestras vidas amorosas debido a que las relaciones nunca son fáciles. Pero ejerce el perdón en pequeñas cosas en el inicio de una historia de amor, de esta manera es más probable que puedas encontrar la manera de perdonar heridas y transgresiones más grandes, siempre y cuando eso suceda.
Aprende a preguntar el “por qué” y hazlo de buenas maneras, ridiculizar o humillar a tu pareja no es ni buena idea ni un buen augurio. Pero si podéis hablar honestamente acerca de lo que os irrita o molesta y el por qué, os entenderéis mejor. Es más fácil evitar ser honesto, si sentimos que podría ser hiriente, pero sólo con la honestidad se construye la confianza, y la confianza es la esencia de una buena relación.

3.- Acepta los cambios en la pasión y el sexo.

Hay diferentes calidades de sexo en las diferentes etapas de una larga relación: en primer lugar, la pasión; la urgencia del sexo reproductivo; poco sexo en los primeros años de la paternidad; y luego una intimidad más calmada. Pero en nuestra cultura sólo se presenta un tipo de sexo como válido: el sexo joven, vigoroso, y por lo general con penetración. Es posible mantener una vida sexual feliz durante décadas con la misma persona. Puede que no sea tan a menudo, o el tipo de sexo que crees que deberías tener, pero simplemente relájate y disfruta de cada uno de los tipos especiales de intimidad juntos que os depara la vida. Aprende a apreciar lo que la vida todavía tiene que ofrecer mientras puedas. La gran maravilla de la mediana edad es que se sabe que el tiempo está limitado y se aprovecha mucho más.

En lugar de temer a envejecer, recuerda que muchas parejas en una relación larga encuentran estos años los más felices juntos.

4.- Olvida los problemas.

Olvídate de los problemas por un rato y ríe junto a tu pareja. Una buena carcajada es como el buen sexo: espontánea y desinhibida y un acto que os une. Id a un lugar donde os solíais reír o donde hay una buena probabilidad de hacerlo. Es en ese momento cuando intercambiando una mirada se termina riendo, a menudo a través de una memoria compartida, y esta es la mejor manera de volver a sincronizar de nuevo. También puede ser muy sexy reir juntos en la cama.

5.-Cállate y escucha.

No importa cómo de mal están las cosas, da a tu pareja la oportunidad de hablar. Puede ser sorprendente y revelador y allana el camino hacia la honestidad. Tenemos tendencia a saltar con nuestra opinión antes de habernos escuchado mutuamente. No grites, mantén la calma, hay una gran diferencia en esto tan simple. Muy a menudo, los problemas de pareja pueden resolverse por aprender a escuchar.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla