Cómo enseñar a tus hijos jóvenes a alejarse de personas tóxicas.

Las personas tóxicas pueden hacernos mucho daño y dañar nuestra autoestima y confianza, ¿podemos los padres evitar que se unan nuestros hijos a ellas?



Como padres siempre desearemos lo mejor para nuestros hijos, por eso es normal que nos preocupemos por su educación y por cubrir todas sus necesidades, tanto físicas como psicológicas. Sin embargo, por mucho que nosotros hagamos de nuestro hijo la persona más educada y agradable posible, en la mayoría de ocasiones, no podremos controlar que las personas que le rodean le sean de una buena influencia y que no vayan a hacerle daño emocionalmente en el futuro.

A medida que vamos haciéndonos mayores comprendemos que no podemos fiarnos de todo el mundo y, poco a poco, empezamos a diferenciar los distintos tipos de personalidades para distinguir con quien es mejor juntarnos y con qué tipo de personas debemos evitar el contacto si no queremos que nos hieran posteriormente.

Como para aprender todo esto hay que vivirlo, quizás quieras darle a tus hijos los consejos adecuados para que aprendan a reconocer estas personas tóxicas antes de que puedan hacerles sufrir y así sepan seleccionar, aún arriesgándose en algunos casos, a elegir con quienes es mejor compartir su tiempo, sus relaciones y, seguramente, su felicidad.

Puede que por el nombre de personas tóxicas no comprendas cómo son, pero sus rasgos en las relaciones interpersonales te harán reconocer en seguida que son aquellas que conviene más tener lejos para que no te hagan sufrir ni a ti ni a tus hijos.

Quizás nada más conocer a esta persona no te des cuenta de cómo es realmente, por lo que deberás compartir tiempo con ella para determinar si es realmente o no tóxica. Al conocerla puede que haga un esfuerzo por mostrarse lo más amable y extrovertida posible, pero poco a poco podrás llegar a ver cómo es en realidad.

Una persona tóxica desde el principio hablará mucho de sí misma, en la mayoría de ocasiones para destacar cuán mejor es respecto a los demás y cuánto merece nuestra atención por encima de la del resto. Si el tema de atención se centra en otra persona, la tóxica se sentirá aburrida y se apartará del grupo si no consigue el protagonismo que deseaba. Con este acto lo que estará buscando es que los demás se sientan mal por haberla dejado de lado y a la que gane su atención ya volverá a sentirse mucho mejor. Las personas tóxicas juegan a hacer culpables a las personas que no lo son en las relaciones, por lo que buscarán todo tipo de técnicas para retenerlos a su lado, aunque les hagan sufrir.

Otra de estas tácticas será hacerse la víctima o sentirse extremadamente celoso o celosa con la pareja o con los amigos. Las personas tóxicas quieren ser el centro de atención en todos los sentidos y siempre tienen que demostrar cuán mejor son que los demás. Su punto de vista será también muy negativo, por lo que pasar mucho rato con ellas nos hará sentir atrapados, inferiores y deprimidos, recordándonos siempre que no podemos abandonarlas, de lo contrario seremos malas personas y egoístas, según su tóxica opinión.

CÓMO ALEJARSE DE LAS PERSONAS TÓXICAS

Para que tu hijo no caiga en las redes de una persona tóxica, ya sea en las relaciones amorosas o en la amistad, es muy importante que le expliques cómo son. De este modo le será mucho más fácil reconocer una cuando la tenga delante antes de que le haga sufrir.

No obstante, muchas veces nos han explicado cómo son este tipo de personas y hasta que no lo vivimos no somos capaces de comprenderlo. Por eso deberás ser muy paciente con un hijo. Seguramente que como padre o como madre seas capaz de vislumbrar algún cambio en su comportamiento o, incluso, de qué manera se comporta con cada persona.

En el caso de que tu hijo se rodee constantemente de una persona tóxica lo sabrás porque cada día estará más decaído y se sentirá sin ganas de hacer nada. La negatividad de las personas tóxicas se transmite muy fácilmente y se aprovechan de las personas que tienen un carácter flexible, las cuales son fáciles de manipular. Este tipo de personas con un carácter tan corrosivo lo que quieren es que puedan controlar a otro compartiendo su negatividad. De este modo tu hijo se sentirá aún más desgraciado que la persona tóxica y esta puede sentirse superior a él o a ella, alimentar su propio ego y haciendo que su vida sea igual de miserable.

Si ves que tu hijo se vuelve más negativo o tiene cada día menos confianza en sí mismo, lo más seguro es que no se esté rodeando de la gente adecuada. Debemos tener mucho cuidado si esta persona corrosiva es su pareja, porque entonces le será muy difícil separarse de él o de ella a medida que vaya pasando el tiempo.

En el amor las personas tóxicas hacen creer a su pareja que nunca más van a encontrar a nadie que les quiera más que ellos. Además les harán pensar que no valen lo suficiente como para según que cosas y las personas tóxicas disfrutarán al ver que tu hijo se hunde cada vez más. Eso no significa que la persona corrosiva no quiera a tu hijo, simplemente él o ella se merece algo mejor, por lo que debería ser lo suficientemente fuerte como para reconocer a las personas tóxicas e intentar alejarse de ellas.

Sin embargo, en la mayoría de lo casos esto se aprende viviéndolo, aunque nunca está de más que se lo cuentes y se lo repitas a tus hijos, de este modo en un futuro aprenderá a alejarse de ellas y a tener solamente un trato cordial, seleccionando así las mejores personas en su vida y consiguiendo ser tan feliz como se merece.

Fuente: www.bekiapadres.com


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla