¿Estar enamorada o adicta al drama?

¿Estás segura de seguir en esa relación porque lo amas o porque crees que no puedes vivir sin él?



1. No te sientes amada todo el tiempo, sólo después de una pelea

Es muy común que te sientas más viva justo después de tener una pelea súper intensa con tu galán, sólo para terminar en una buena dosis de besos y ‘make up sex’.

Sin embargo, si sólo te sientes amada en ese preciso momento y no todo el tiempo, tengo que decirte que lo que sientes no es amor, es ser adicta al drama y a la adrenalina de una pelea.

Cuando por fin experimentas una relación de amor real, te sientes segura y amada todo el tiempo, y no sólo después de haber tenido una pelea fuerte con tu galán.

2. Describes tu relación como pasional, no estable

Ésta es una de las señales más comunes. Gracias a los medios, muchos crecimos con la idea de que las relaciones son tormentosas, pasionales y de amor súper intenso.

Sí, todas quieren eso, pero déjame aclararte que pelear no es lo mismo que pasión. Pelear es frecuentemente abuso emocional, y no es saludable ni normal estar constantemente gritándole a la persona que “amas”. De hecho nunca deberías querer gritarle.
El amor es tierno, estable y seguro.

Es muy probable que si calificas tu relación como pasional, es una relación tóxica y vives en una idea utópica.

3. Sientes que no estás caminando sobre tierra firme, sino sobre cascarones

¿Piensas que ese sentimiento inestable y ansioso son mariposas en el estómago? Estás muy equivocada. Sentirte nerviosa, insegura, inestable y ansiosa no es sano para ti, y mucho menos es amor.

Cuando no sabes qué esperar de tu pareja es sin duda todo menos mariposas en el estómago. La vida es muy corta como para tener bases inestables en tu vida.

Una relación estable y saludable tiene que hacerte sentir de la misma manera. Seguridad ante todo.

4. No lo quieres, pero sientes que te morirías sin él

Ser adicta a una persona es muy parecido a ser adicta a una droga. Cuando eres adicta a lo que sea, sabes que tu adicción te está destruyendo y debes parar para poder tener una buena vida. Sin embargo, la idea de nunca jamás volver a usar eso o ver a esa persona te llena de una ansiedad extrema y debilitante. Cuando eres adicta a alguien no sientes como si pudieras existir sin él o ella, aunque sea tóxica para ti.

Una relación saludable no tiene bases en el miedo. Las relaciones dramáticas por otro lado, están basadas enteramente en el miedo. El amor real no duele, éste debe darte poder.

5. Tenías una vida plena y ahora has descuidado todo fuera de tu relación

Pelear con otra persona es exhaustivo. ¿Cómo podrías tener energía para hacer o preocuparte por otras cosas? Toma una mirada retrospectiva de tu vida. Si has perdido contacto con tus amigos más cercanos porque ya todo el tiempo se lo dedicas a él, deberías empezar a considerar esto como una señal. ¿Has dejado de hacer tus hobbies favoritos, como pintar, porque siempre estás demasiado ocupada peleando con tu galán?…otra señal.

Fuente: www.cosmoenespanol.com


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla