¿Qué es la crisis de lactancia y por qué ocurre?



Durante las también llamadas crisis de crecimiento, los recién nacidos pueden llegar a necesitar hasta 12  tomas en solo un día. ¡Te hablamos al detalle sobre la crisis de lactancia!

El aumento del número de tomas debido a la crisis del crecimiento es algo temporal y no suele durar más de tres semanas. Posteriormente, el pequeño volverá a pedir el número de tomas habitual.

¿Por qué ocurre esta crisis de crecimiento en la lactancia?

Hay una razón sencilla y concreta que explica la necesidad del bebé de tomar más: el pequeño está pasando por un período de crecimiento y necesita más leche para saciarse.

A esta crisis de lactancia, a menudo, se le llama también la crisis de los tres meses. Suele ocurrir que el bebé se despierta más por las noches y reclama el pecho mucho más a menudo. Asimismo, puede llorar más, y demostrar que siempre tiene hambre. Los bebés manifiestan inquietud en muchas ocasiones, y esto acaba preocupando mucho a las mamás, que acaban dudando sobre su capacidad para alimentar al bebé.

Aunque es más probable que ocurra a los tres o cuatro meses, la crisis de crecimiento puede darse a los seis meses de vida del pequeño, y por lo tanto, es importante que la mamá sepa identificarla correctamente. Hay una serie de síntomas de la crisis de la lactancia que te pueden orientar:

  • El bebé mama menos, pero mucho más a menudo. Ya no hace tantas tomas largas como hacía antes.
  • Los pechos de la madre suelen estar más blanditos y no tan hinchados, no se nota la subida de leche, pero si la apretamos sale.
  • El bebé no engorda tanto como en meses anteriores, no obstante, esto es absolutamente normal.
  • A menudo, el bebé se mete la mano en la boca o se chupa el dedo, lo cual puede interpretarse como una señal de que tiene hambre.
  • Las deposiciones del pequeño también se ven disminuidas. Podemos observar que ya no cambiamos tanto sus pañales como lo hacíamos antes.

La crisis de crecimiento no es, sin embargo, ningún desajuste, lo que en realidad está sucediendo es un ajuste entre la oferta y la demanda, es decir, la cantidad de leche se ha acabado ajustando a lo que el pequeño necesita realmente. El bebé ha aprendido a comer de una forma más eficaz y no necesita tanto tiempo, lo que significa que está creciendo y su apetito ha aumentado. De ahí, que esta fase también se denomine brote de crecimiento.

La mamá debe adaptarse a esta nueva necesidad del bebé y alimentarlo cuando él lo necesite. Cuanto más pecho le das, más aumentará la producción de la leche, aunque también puedes estimular la producción mediante un sacaleches.

Fuente: www.mibebeyyo.com

Tags:


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla