Productos “dietéticos”, que NO deberían existir.

Debido a la preocupación por tener un peso saludable, el consumo de alimentos “light” ha crecido de manera impactante.



Se entiende por alimentos dietéticos aquellos que han sido modificados en su composición original mediante la adición, eliminación o sustitución de algunos de sus nutrimentos, tales como hidratos de carbono, proteínas, lípidos, vitaminas y nutrimentos inorgánicos o minerales, y que forman parte de la dieta habitual. La finalidad de estos insumos es satisfacer las necesidades específicas de un determinado grupo de individuos con características determinadas.

1) LA MAYONESA LIGERA

La mayonesa ligera comercial contiene solo un poco más de agua que la mayonesa clásica y goma xantana para espesar más la preparación, así que continúa siendo una salsa muy calórica y que debe ser consumida con moderación. Si quieres hacerla menos grasosa, agrégale una clara de huevo a punto de nieve o pequeñas cantidades de esta.

2) LAS BARRITAS DE CEREAL DIETÉTICAS

Las barritas de cereal dietéticas suelen contener frutos secos como nueces o avellanas, chocolate, materias grasas y azúcar o sirope para darles más gusto, ingredientes que no son muy “dietéticos” que se diga. Por ende, para controlar la cantidad de grasa o de azúcar que consumes, es mejor si optas por comer frutas frescas y un cuadrito de chocolate cuando te pegue el antojo, o si preparas tus propias barritas de cereal en casa, ya que así puedes elegir qué ingredientes incluir o excluir de la receta para hacerla más o menos saludable ¡y para que las barritas queden exactamente como te gustan!

3) LA VINAGRETA LIGERA

Algunas vinagretas industriales ligeras contienen muchos aditivos, como agentes espesantes o colorantes, que no son muy saludables. Es mejor preparar una vinagreta casera con yogur natural, un poco de aceite y jugo de limón: será igual de deliciosa que las del supermercado y muchísimo más ligera.

4) LAS COMIDAS PRECONGELADAS

Las comidas precongeladas, incluso las que dicen que son “ligeras”, pueden tener un alto contenido de grasa y de sal. Cuando compramos alimentos preparados, nunca podemos saber con certeza qué es lo que contienen y en qué cantidades, por lo que es mejor hacerlos en casa, en donde sí tienes esta información y puedes prepararlos como más te gusten.

5) LAS GASEOSAS DIETÉTICAS

Las gaseosas dietéticas contienen aspartamo, un edulcorante que engaña al cerebro, porque este piensa que recibió azúcar y luego se da cuenta de que no es así. Cuando descubre la verdad, el cerebro se molesta y exige que le den azúcar de verdad, lo que aumenta las ganas de comer y hace que, en definitiva, sea una mala idea recurrir a este tipo de bebidas. Es mejor tomar agua, bebidas de frutas hechas en casa o, simplemente, tomar una gaseosa normal (no dietética) de vez en cuando.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla