Qué te fumas cada vez que fumas.

Veneno, combustible y solvente... algo de lo que te fumas cuando fumas.



Estás contento, un cigarro para celebrar, estás triste, un cigarro para que se te pase, estás depre, un cigarrito para que te levante, estás enojado, la muina sabe mejor cuando la acompaña un tabaco; estás ansioso, un cigarro te la baja, tienes miedo, acabas de tener sexo, estás tomando un café o una cerveza, nada mejor que al combinación con un cigarro. Parece que el cigarrillo es la clave de lo bueno, lo malo y lo peor en la vida.

Sin ser alarmistas, el cigarro es un problema de salud pública, mata cada año a más de 7 millones de personas, de estas muertes 6 millones son consumidoras, el resto estaban expuestos al humo de tabaco ajeno, fumadores pasivos.

Aunque el número de fumadores se ha reducido desde la década de los 80, se calcula que en el mundo hay por lo menos mil millones de fumadores, las mujeres han aumentado drásticamente su consumo.

El tabaco cuesta a la economía mundial más de 200 mil millones de dólares cada año, la población adulta de entre 18 y 65 años invierte un promedio de seis días de salario mínimo al mes el tabaco, alrededor de 390 pesos.

En México, casi la mitad de los fumadores iniciaron su consumo antes de los 16 años, y de 100 personas que mueren en el país, 29 tenían una enfermedad relacionada con el cigarro.

El Día Mundial Sin Tabaco es un esfuerzo que se lleva a cabo para disminuir los altos niveles de mortalidad que causa el cigarro, por ello te invitamos a que por un día no prendas un cigarrillo.

¿De qué enferma un fumador?

El riesgo principal del tabaco es el cáncer, este es responsable por el 33% de los casos de cáncer en hombres y el 10% en mujeres. El 90% de los casos de cáncer de pulmón tiene que ver con el cigarro, lo mismo que el 50% de los de cáncer de vejiga. El 80% de las víctimas de un ataque al miocardio menores de 45 años eran fumadores.

  1. El humo del cigarro viaja desde la boca hasta los pulmones. El humo del cigarro tiene más de siete mil sustancias tóxicas, algunas son: nicotina, amoniaco, dióxido y monóxido de carbono, propano, metano, acetona, cianuro de hidrógeno, algunos agentes cancerígenos, etc.
  2. Las sustancias tóxicas que invaden los pulmones contaminan la sangre.
  3. La sangre contaminada fluye por las arterias, llega al corazón y la lleva a recorrer los tejidos y órganos de todas las partes del cuerpo.
  4. Cuando llega al cerebro, la nicotina altera el balance químico lo que va causando adicción.
  5. En el recorrido de la sangre, los tejidos se inflaman, los vasos sanguíneos se endurecen y se estrechan, aumenta el nivel de triglicéridos y disminuye el colesterol “bueno”.
  6. El sistema inmunitario se activa para atacar las sustancias tóxicas y se incrementa la producción de glóbulos blancos como mecanismo de defensa.
  7. El consumo frecuente provoca la aparición de: arrugas prematuras, piel opaca, dientes amarillos, flacidez, cabello seco, etc.
  8. Un consumo frecuente puede provocar: enfisema, bronquitis, coágulos sanguíneos, ataques cardiacos, accidentes cerebrovasculares.
  9.  Se debilita el sistema inmunitario, las células se multiplican y no hay nada que las detenga por lo que aumenta el riesgo de tener cáncer de: boca, nariz, garganta, laringe, tráquea, esófago, pulmones, estómago, páncreas, riñones, sangre, entre otros.

Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla