Tarta de grosella



Ingredientes

Tiempo de preparación: 1 hora, más el tiempo de refrigeración
Raciones: 18 porciones

  • 100 gramos de Mantequilla ablandada
  • 100 gramos de Azúcar
  • 1 cucharada de Azúcar Vainillada
  • 2 Huevos
  • 175 gramos de Harina
  • 1 pizca de Sal
  • ½ sobre de Levadura en polvo
  • 6 cucharadas de Leche
  • 200 gramos de Crema para batir
  • 4 hojas de Grenetina
  • 10 ml de Licor de Grosellas
  • 1 cucharada de Mermelada de Grosellas
  • Unas gotas de Colorante Alimentario Rojo
  • 150 gramos de Grosellas

Preparación

Precalienta el horno a 180°C. Bate la mantequilla en un tazón hasta que esté cremosa. Ve añadiendo el azúcar, el azúcar vainillada y los huevos. Continúa batiendo hasta obtener una masa cremosa. Mezcla la harina, la sal y la levadura y ciérnalas sobre un tazón.

Incorpora la harina y la leche alternativamente. Hecha la masa en un molde desmontable de 26 cm de diámetro y alisa la superficie. Hornéala en el horno a altura media unos 55 minutos.

Bate la crema a medio punto de turrón. Pon la gelatina en remojo en 3 cucharadas de agua fría para que se disuelva. Mezcla el licor de grosellas con la mermelada, el colorante y la grenetina, e incorpóralos a la crema.

Corta el bizcocho dos veces horizontalmente. Separa las grosellas de los tallos, lávalas y sécalas.

Unta las bases de bizcocho con 1/3 de la crema de grosellas y dispón algunas grosellas por encima. Vuelve a poner encima el pastel.

Sigue los mismos pasos para la capa superior con la crema y las grosellas restantes, Deja enfriar la tarta 1 hora en el refrigerador hasta que adquiera consistencia. Adórnala con melisa y sírvela.

Beneficios

La grosella contiene celulosa, pectina, vitaminas (A, B, C y E), potasio, calcio, fósforo, hierro y bromo. Tiene un alto contenido de ácido cítrico. Este fruto, cuando todavía está verde, es astringente y refrescante, pero cuando madura se hace laxante, tónico y depurativo. El zumo de grosella se utiliza tradicionalmente en medicina natural como remedio para bajar la fiebre y reducir la presión arterial.

Se puede consumir fresca al natural o en la elaboración de jaleas, mermeladas, jarabes, helados, licores y salsas.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla