Los peces, una opción para enseñar responsabilidad



Ser responsable es una de las mayores virtudes que una persona puede tener y, a la vez, un reto para los padres que buscan inculcar este valor en sus pequeños hijos.

¿Cómo enseñar a los chicos a ser coherentes entre sus deseos, palabras y hechos? Más allá de cumplir con los deberes escolares o de cuidar sus pertenencias, el velar por otra criatura será lo que potencie en mayor medida este valor. Para Adriana Ponce, psicoterapeuta humanista-Gestalt, tener una mascota “puede ayudar a desarrollar una conexión con la vida y desarrollar la empatía por otros seres, que es una cualidad fundamental al tener relaciones sanas”.

Muchos consideran que hay demasiadas dificultades en el cuidado de perros y gatos. Para familias como estas, tener peces es una alternativa para que sus hijos aprendan pequeñas responsabilidades. Además, si hay alguien que sufre de asma o tiene alergias, el tener un acuario en casa no le afectará.

La acuariofilia, como se conoce a la afición de criar peces, se ha convertido en una verdadera industria debido a sus efectos positivos en los humanos. Según el doctor Allan Shwartz, trabajador social clínico en Colorado, Estados Unidos, tener un acuario esuna oportunidad para llevar a casa los efectos relajantes de la naturaleza, tan solo “ver a los peces nadar reduce el estrés y la ansiedad”.

Tener un acuario en casa permite que los niños se hagan cargo de su cuidado. La alimentación diaria o su mantenimiento son tareas sencillas que los chicos pueden realizar por sí solos. Al inicio es importante contar con la guía de sus padres, pero luego se debe dejar que ellos tomen la iniciativa.

Según Adriana Ponce, al cuidar de otro ser vivo, los niños no solo aprenden a ser responsables, sino que “les permite sentirse importantes”. En caso de que los chicos no cumplan alguna tarea, los padres no deberían castigar, sino mostrarles el valor de su trabajo. Al caer en cuenta de su falta “se realza su autoestima”, ya que ven que su trabajo es relevante.

¿Cómo empezar? Según Andrés López, propietario de Aventura Acuática y experto en peces, es bueno iniciar con especies de fácil cuidado, como los goldfish o betta. Además, “no puedes armar un acuario y poner peces al otro día”.

“Hay que tomar en cuenta que un acuario es un ecosistema vivo”, dice López. Es indispensable buscar el equilibro en él; es decir, respetar el tiempo en que las bacterias se reproducen para eliminar deshechos. Además, se debe buscar la asesoría profesional.

Tener una mascota es más que entretenerse. Es una oportunidad para que nuestros hijos se hagan cargo de un ser vivo y sean responsables de su bienestar, al mismo tiempo que crean un vínculo emocional.

Fuente: www.revistafamilia.ec

 


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla