Mascarilla de arroz.

Esta mascarilla ha sido utilizada por las mujeres de Oriente desde hace milenios y está hecha a base de arroz.



Además de un metabolismo envidiable, las mujeres orientales cuya alimentación está basada en arroz y té verde tienen un cutis impecable y las arrugas les llegan muy tarde en la vida.

No por nada la industria cosmética coreana es tan popular… Todas queremos la piel de las coreanas. Y de las japonesas… y las chinas, y las tailandesas.

Un ingrediente que tiene muchas propiedades benéficas para nuestra piel: tiene un efecto aclarador, ayuda a disminuir las manchas y la deja increíblemente tersa.

El arroz tiene 2 elementos muy importantes para las pieles maduras; el ácido linoleico, que contiene muchos antioxidantes que fomentan la producción de colágeno, y el escualeno, que repara los daños causados por el sol.

Necesitas:

  • 1 taza de agua
  • 1 cucharada de miel
  • 3 cucharadas de arroz
  • 1 cucharada de leche

Preparación

Pon el arroz y la taza de agua en una cacerola y prende el fuego. Deja que hierva por 3 minutos y luego cuela reservando el agua.

Coloca el arroz hervido en un tazón y agrégale la miel y la leche. Mezcla hasta que te quede una pasta homogénea.

Deja que enfríe un poco y luego aplica sobre tu rostro. Déjala reposar durante 15 minutos y retírala con el agua que colaste.

Úsala 1 vez a la semana… empezarás a ver resultados desde la primera aplicación, pero si continúas usándola por 2 meses verás una reducción considerable de las manchas, arrugas y demás problemas que puedas estar teniendo con la piel de tu rostro.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla