Semillas en la dieta



Beneficios de consumir Quinoa, Linaza y Chía

Si bien la dieta del ser humano puede ser muy diversa, con el paso del tiempo se han reducido las opciones alimentarias, pues ahora abundan platillos ricos en azúcar, grasa y aditivos, situación que trae consigo diferentes trastornos de salud: obesidad, diabetes, cáncer y enfermedades cardiovasculares, entre muchos otros. Ante este panorama, conviene agregar saludables ingredientes al régimen alimenticio, como son estas semillas, gracias a sus propiedades nutritivas.

Origen

Las semillas de linaza son de color marrón o dorado, pertenecen a la planta del lino y su sabor es parecido a la nuez. Por su parte, las de chía (salvia) tienen tonalidad marrón o negra, provienen de una planta de la familia de la menta y también saben a nuez. Finalmente, la quinoa es de la misma familia de plantas como acelga y espinaca, cuyas semillas rojas o blancas tienen sabor ligeramente a nuez. Las tres aportan los siguientes beneficios al organismo.

Fácil evacuación

El colon convierte los productos de desecho en una masa (heces) para su eliminación, siguiendo peculiar proceso: su pared extrae agua y sales de la pasta fecal, la cual adquiere mayor consistencia; luego, se le almacena durante cierto tiempo y, finalmente, es enviada para su expulsión a través del recto gracias a una serie de impulsos nerviosos y actividad muscular bien coordinados. Si bien el colon tiene el objetivo de transformar los desechos de la digestión en heces que serán expulsadas en forma y plazo  que ocasionen pocas molestias, no siempre sucede así, dando lugar a estreñimiento. Una persona lo padece cuando acude al sanitario menos de tres veces a la semana y, al hacerlo, debe esforzarse mucho para lograr que sus movimientos intestinales expulsen la materia fecal, ya que ésta es muy dura. Ante ello, se debe aumentar el consumo de fibra. Este compuesto de los alimentos no puede ser disuelto por el cuerpo y, en consecuencia, recorre el aparato digestivo casi intacto; asimismo, atrapa agua en el sistema gastrointestinal, lo cual “suaviza” las heces y, de esta manera, los músculos intestinales pueden expulsarlas con mayor facilidad y rapidez. Por ello ingerir estas semillas reduce el riesgo de sufrir estreñimiento. La ingestión de fibra debe hacerse con moderación para no provocar resultados indeseables, por ejemplo, una persona no acostumbrada se sentirá inflamada, experimentará cierto malestar gastrointestinal y producirá desagradables gases. Por otra parten, cabe destacar que la quinoa no contiene gluten, de manera que quien presente  sensibilidad a esta proteína puede recurrir a esta semilla para aumentar su consumo de fibra sin padecer malestares gastrointestinales.

Antioxidante

Las células necesitan oxígeno para realizar sus distintas funciones y, al consumir este gas para obtener energía, generan productos de desecho llamados radicales libres. La exposición a factores ambientales como radiación solar, humo del cigarrillo, alcohol y la polución también crea radicales libres. A esto se le denomina daño oxidativo. Con el tiempo, los radicales libres pueden desencadenar reacción en el cuerpo que daña sustancias químicas importantes, por ejemplo, el ácido desoxirribonucleico (ADN), el cual determina las características de los seres vivos y transmite la información genética a cada generación, así como ciertas partes de las células. Asimismo, los científicos creen que los radicales libres pueden contribuir al proceso de envejecimiento, al igual que al desarrollo de afecciones como cáncer, diabetes y enfermedades cardiovasculares. Ahora bien, los antioxidantes son compuestos químicos que, al reaccionar con dichos radicales, disminuyen en forma notable su acción destructiva. Linaza, chía y quinoa contiene antioxidantes, por ello, al consumirlas se corre menor riesgo de padecer enfermedades ocasionadas por desecho celulares.

Proteínas

Son necesarias para nuestro organismo porque ayudan a formar nuevos tejidos, reparar aquellos dañados, producir hormonas y elaborar células defensivas (anticuerpos), así como transportar oxígeno, intervenir en el proceso de coagulación de la sangre y proporcionar energía,  entre otras funciones. Aunque las proteínas pueden obtenerse de fuentes vegetales, es importante tomar en cuenta que su valor nutricional  es más bajoque las de origen animal porque son menos complejas.

AGPO-3

Los ácidos poliinsaturados Omega-3 son conocidos como ácidos grasos esenciales debido a sus saludables beneficios, pero como el cuerpo no puede producirlos por sí solo, debe obtenerlos de los alimentos, por ejemplo, de la linaza, chía o quinoa. Los AGPO-3 son importantes para la salud cardiovascular porque reducen las grasas que se acumulan en las arterias, causantes de ataques cardiacos y cerebrales.

Hipertensión

La inusual fuerza con la que la sangre sale del corazón deteriora la capa interna de las arterias, lo que dificulta la circulación sanguínea. Cuando esto sucede, puede presentarse ataque cardiaco si las arterias dañadas son las que conducen sangre al corazón, o infarto cerebral si están afectadas las que irrigan sangre al cerebro. En caso de que se dañen los vasos sanguíneos que llevan sangre a los riñones, aparece insuficiencia renal; quienes la padecen deben recibir un trasplante de riñón o someterse a diálisis (tratamiento para purificar la sangre). Por otra parte, cuando se lesionan las arterias en el área del pene, causa disfunción eréctil. Además, si las arterias oculares resulten bloqueadas, se puede perder la vista. Los AGPO-3 ayudan  a reducir la hipertensión y, con ello, los males que ocasiona el conocido como “asesino silencioso”.

Medidas adicionales

Es importante señalar que estas semillas no son mágicas, así que su consumo debe ir de la mano de otras medidas: reducir la ingesta de productos de origen animal, hacer ejercicio, controlar el estrés, evitar las bebidas azúcaradas, dormir lo suficiente, no fumar y realizar chequeo médico, así como seguir el tratamiento que el doctor considere necesario.

Fuente: Revista Pasatiempo Farmacéutico

 


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla