Seres voladores llenos de energía



Las mariposas son uno de los insectos más hermosos que nos brinda la naturaleza. Las hay de todos colores y tamaños, incluso en algunas partes del mundo llegan a ser todo un espectáculo, tal y como sucede en Michoacán, donde Angangueo, uno de sus ocho pueblos mágicos, se caracteriza por ser santuario de las mariposas monarca provenientes de Estados Unidos y Canadá.

Su energía evita los estancamientos emocionales, los cuales alejan al amor y la amistad.

Los significados que este místico ser encierra son infinitos, y todos ellos de gran aspecto positivo. Algunos dicen que representan el alma femenina, pues a través de su vuelo suave, reflejan la fragilidad y delicadeza de las mujeres, quienes, por lo general, son las que más las utilizan.

A estos hermosos insectos también se les ha asociado en muchas ocasiones con los seres de luz y con Dios, pues se cree que debido a que no emiten ningún tipo de sonido son los únicos que pueden comunicarse con ellos. Es por eso que leyendas cuentan que si tienes un deseo en la mente, te acerques a una mariposa y le susurres tu sueño, esta se encargará de volar y llevarlo al cielo, donde tu deseo será concedido.

En algunas culturas, las mariposas suelen tener otro significado, aunque siempre resulta ser algo positivo. Por ejemplo, para los Celtas, estos seres eran sinónimo de hadas, por eso se les atribuía algún tipo de poder. Es así como surge la leyenda de que al ver una mariposa blanca es símbolo de que tendrás suerte, o algo bueno se avecina para ti.

La mariposa es el ser de la energía del amor y la libertad. Con frecuencia brinda compañía a las personas que suelen estar solas.

En Japón, por ejemplo, cuando una pareja ve dos mariposas juntas es augurio de un matrimonio pleno y feliz, o en su defecto, de una relación sana y afectuosa.

Por otro lado, las mariposas también significan la transformación, y más allá de la energía positiva que generan para los seres humanos y el mundo en general, esta metamorfosis por la que atraviesan es uno de los símbolos más importantes de estos seres. Este ciclo vincula al insecto con la transformación, la resurrección y el alma.

En la antigüedad se creía que la evolución de oruga a mariposa era similar al viaje que realiza el alma de un cuerpo terrenal a uno espiritual. Es por este motivo que este ser es símbolo de renacimiento, inmortalidad y resurrección.

Fuente: www.revista.ciudadyoga.com

 


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla