¿Son compatibles la lactancia materna, el trabajo y la salud emocional?



Una mujer necesita un año para recuperarse tanto física como emocionalmente del embarazo y del parto, pero es que además, volver al trabajo es uno de los motivos por el que muchas madres deciden dejar de amamantar a sus bebés. Esto ocasiona malestar emocional a aquellas madres que quieren seguir dando el pecho a sus bebés pero que ven que no pueden hacerlo por motivos laborales.

La Semana Mundial de la Lactancia Materna 2017 tiene lugar del 1 al 7 de agosto con el objetivo de unir a todos los sectores de la sociedad en la protección, promoción y apoyo de la lactancia materna. La campaña, coordinada por la Alianza Mundial para la Acción de Lactancia Materna, identifica cuatro áreas críticas, una de las cuales es la productividad y el trabajo de las mujeres.

Las madres trabajadoras por cuenta propia o ajena tienen derecho a un mínimo de cuatro meses consecutivos de licencia de maternidad. Muchas de estas mujeres toman por lo menos un mes de ese permiso maternal antes del nacimiento y vuelven al trabajo cuando el bebé tiene apenas 3 meses. Sin embargo, la lactancia materna exclusiva de un bebé debería darse desde el nacimiento hasta los seis meses (es lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud como nutrición óptima).

Por lo tanto, la única manera que las nuevas mamás que trabajan puedan resolver estos estándares importantes de la salud en el bebé es pudiendo amamantar o sacar la leche en sus puestos de trabajo.

Qué podrían hacer las empresas en beneficio de las madres lactantes

Las empresas deberían comenzar a ver la importancia de la lactancia materna en la sociedad y apoyar a las mamás que quieren amamantar a sus hijos y deben volver por fuerza a sus puestos de trabajo hasta que el bebé tenga por lo menos, 6 meses.

Por ejemplo, pueden ofrecer descansos de 30 minutos a las madres lactantes para amamantar a sus bebés en caso de que sea posible o por lo menos para poder sacarse la leche que después ofrecerá a su bebé en el hogar.

Las empresas también deberán promover los beneficios de la lactancia materna y que las empleadas estén bien informadas sabiendo que en su trabajo no tendrán problemas. Así garantizarán su bienestar físico y emocional.

Además, es importante proporcionar un lugar para que las mamás puedan amamantar a sus bebés o sacarse la leche cómodamente, sin tener que encerrarse en un cuarto de baño público o el coche solo porque no tienen un lugar adecuado al que poder ir para hacerlo. Estos lugares sería idóneo que tuvieran un asiento cómodo, que sea un lugar privado, con un enchufe para la bomba del extractor de leche por si fuese necesario, etc.

Es necesario que las empresas sean flexibles con las madres lactantes y que puedan proporcionarles la opción de trabajo a tiempo parcial o soluciones eficaces para que puedan compaginar su vida laboral con la familiar y el momento de amamantar a sus bebés.

Hay empresas por el mundo que ofrecen cuidado de los niños mientras sus trabajadores están en el puesto de trabajo. Son lugares para cuidar a bebés y niños de los empleados. Esto es ideal para las madres que amamantan y pueden tener a sus hijos cerca y bien cuidados. Incluso, para los empleados que algún día no pueden dejar a nadie a sus hijos (como en época de vacaciones) pueden tener una buena conciliación laboral y familiar.

Es necesario que las madres no sientan estrés por amamantar a sus hijos, necesitan sentir tranquilidad para poder compaginar trabajo y lactancia materna. La lactancia materna debe ser fácil, natural y libre de problemas emocionales.

Fuente: www.durangomas.mx

 


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla